Sobre las clases sociales

Uno de los temas más tergiversados por los ideólogos de la burguesía es la “dictadura del proletariado”. Ya que, siendo ellos “fieles defensores de la democracia”, se oponen ferozmente a cualquier tipo de dictadura. Sin embargo, como demuestra Marx, la democracia defendida por la burguesía – la democracia representativa que existe en la mayoría de los países –, no es más que una dictadura del capital, en la cual, en el mejor de los casos, se nos da el derecho de elegir cada cierto tiempo, qué representante de la clase burguesa nos dirige.

Sólo ser nos permite incidir en la realización políticas o leyes, siempre y cuando esta interferencia del pueblo, no plantee cambios que puedan afectar al sistema establecido. Esta dictadura es tal que una pequeñisima oligarquía posee el poder económico y por lo tanto el poder político, haciendo uso de este poder en defensa de sus intereses de clase.

En vista de la hipocresía contemplada en la democracia burguesa, la cual en realidad es una dictadura burguesa, Marx tomando como base el análisis científico de la sociedad a través del materialismo histórico, plantea la dictadura del proletariado. Una dictadura donde la mayoría asume el poder político y económico y lo usa en beneficio de los intereses de la inmensa mayoría del pueblo. Lo cual a la larga se traduce en la expresión más democrática de organización social que la humanidad pueda haber experimentado hasta la actualidad.

Ante esta dictadura democrática, tanto los liberales como anarquistas, defienden la falsa idea de que la dictadura del proletariado es una dictadura autoritaria y estatista en contra del resto de los sectores sociales desposeídos, según ellos, excluyendo a los artistas, amas de casa, personas en situación de calle, etc. o incluso estratos sociales “inventados” por los posmodernistas y reformistas como el “pobretariado”. Para responder a esta tergiversación es necesario primero explicar que son las clases sociales, para pasar a una división general de las principales clases que existen en el capitalismo.

Las clases sociales se denominan en relación al papel que juegan los sectores o grupos de la sociedad en torno a los medios de producción. Es la división que existe entre los que poseen la propiedad privada de los medios de producción, y de aquellos que no, y que por lo tanto se ven forzados a ceder (de forma voluntaria o no) su fuerza de trabajo a los primeros para poder subsistir. Es la relación que a través de toda la historia de la sociedad de clases humana ha existido entre explotados y explotadores, entre dominados y dominadores. En la Latinoamérica colonial podíamos identificar las dos principales clases sociales, el terrateniente esclavista y los esclavos. En nuestra época las principales divisiones que existen son los capitalistas y obreros (en la ciudad), y a latifundistas y obreros del campo y/o campesinos pobres (en el campo).

El proletariado como explica Engels:

“...se comprende a la clase de los trabajadores asalariados modernos, que, privados de medios de producción propios, se ven obligados a vender su fuerza de trabajo para poder existir.” (Nota de F. Engels a la edición inglesa de 1888 del Manifiesto Comunista.)

Por lo tanto, la dictadura del proletariado, es la dictadura de los asalariados – ganen sueldo mínimo o más que el mínimo, trabajen en el sector de producción de bienes o de servicios, sean caleteros u oficinistas, sin tomar en cuenta la falsa división entre trabajo intelectual y trabajo físico, o en otras palabras, entre el obrero y el trabajador, como si cualquier trabajo intelectual no implicara también un trabajo físico y viceversa – en contra de sus patronos y explotadores, con la unión de los campesinos pobres en lucha contra de la oligarquía latifundista.

¿Existen otras clases sociales a parte de las ya mencionadas?. Sí, por un lado están los sectores más marginados, correspondientes a las personas sin empleo, que no reciben ingreso económico alguno y que se ven forzados a vivir en situación de calle, los cuales Marx denomina como Lumpenproletariado. Y por el otro lado los sectores medianamente acomodados, los cuales pudiéramos agrupar como las clases intermedias, quienes no se ven explotados directamente por los capitalistas ni latifundistas, pero si viven bajo la dominación política y económica de estos.

Acá podemos ubicar a 1) Aquellos que son dueños de un pequeño o mediano medio de producción y que gracias a esta propiedad no necesitan vender su fuerza de trabajo a otros, lo cual permite que su trabajo, y el producto de este, sean totalmente de su propiedad, por ejemplo los dueños de abastos, panaderías, restaurantes, etc. quienes sí trabajan en sus negocios, pudiendo contratar o no, a trabajadores asalariados. 2) Los campesinos dueños de tierras y que viven acomodados gracias a la producción de estas, explotandolas también con su propia fuerza de trabajo y/o a través de unos pocos campesinos asalariados u obreros del campo. 3) Los trabajadores que no reciben un salario fijo, y sus ingresos son producto de honorarios profesionales, y que son sus propios jefes al no trabajar para una empresa o firma, como es el caso de algunos médicos, abogados, contadores, etc.

Entonces, ¿la dictadura del proletariado es una dictadura en contra de estas clases intermedias? Por supuesto que no, la emancipación de la clase trabajadora, sólo es posible por medio de la destrucción del sistema de explotación capitalista, y al acabar con esta dominación, también se rompe el yugo que somete al pequeño y mediano productor.

Una economía planificada democráticamente por la clase trabajadora no sólo es capaz de resolver los problemas de desempleo, seguridad social, sanidad pública, etc. Sino que al desarrollar las fuerzas productivas en beneficio del pueblo y no de una minoría, se eleva con esto la calidad de vida de la población en general, democratizando también condiciones de vida que en la actualidad sólo son accesibles a un pequeña minoría de ricos en el mundo. Las tareas socialistas son posibles de realizar sólo por el proletariado, ya que es esta clase social, que no posee propiedad privada alguna, y por lo tanto no tiene privilegios que perder, la única capaz de llevar a cabo la tarea de democratizar las fuerzas productivas en beneficio de las mayorías.

***

Por supuesto no podemos interpretar las estructuras de las clases sociales de forma mecánica, ya que como ocurre muchas veces un capitalista puede ser también un latifundista; o un pequeño comerciante puede ser un pequeño o mediano terrateniente; o un campesino pobre y dueño de tierra puede ser a la vez un obrero del campo o un trabajador industrial. De igual forma un pequeño comerciante puede recibir ingresos inferiores a los de un trabajador asalariado, y esto no significa que este asalariado deja de ser proletario y pasa a ser clase media, o que el comerciante sea por esto parte del proletariado.


Únete a la Juventud Marxista

Si quieres que desarrollemos un tema particular en la próxima columna, envíanos un correo a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

<<<Anterior

Siguiente>>>