Detalles
Categoría: Columna: Juventud Marxista
° Febrero °
09
2014
9k

Juventud Marxista¿Qué es la lucha de clases?

La burguesía en su afán de derrotar al movimiento obrero revolucionario internacional, por más de 150 años se ha encargado de tergiversar al marxismo, siendo esta la única verdadera arma teórico-práctica  que puede acabar con su dominio, para hacerlo pasar por enemigo del pueblo y de la clase trabajadora en especial. Sus “teóricos” burgueses han pintado una caricatura sobre la teoría de la Lucha de Clases. Se supone, según ellos, que es la expresión de un grupo de flojos y violentos resentidos sociales, que solo envidian las posesiones de los ricos, quienes, según aseguran estos teóricos, trabajaron mucho para conseguirlos.

El verdadero marxismo, nos enseña que la lucha de clases no es más que el conflicto perenne que existe entra las clases sociales antagónicas, sea en su forma armada, a través de guerras, rebeliones, alzamientos, etc. O en su forma “pacifica” cuando el terrateniente colonial azotaba al esclavo para que trabaje, o cuando el sindicato obrero reclama la negociación del contrato colectivo ante el patrono, etc. Donde una clase o la otra busca imponer sus intereses de clase sobre el resto. Este conflicto solo se resuelve, cuando una de las clases dominadas se rebela y toma el poder del estado, y transforma a la sociedad imponiendo sus intereses, sin embargo, en el pasado esto ha significado que una nueva clase social minoritaria, también imponga su dominio sobre el resto de las clases mayoritarias. Solo el socialismo plantea la eliminación de la sociedad dividida en clases, trayendo con esto la definitiva igualdad para todos.

La intelectualidad burguesa también tergiversa el significado de “clase social”, nos hacen pensar que la diferencia entre una clase social y otra se basa en la cantidad de ingresos que un individuo o su familia reciben a través del esfuerzo o trabajo propio. Dividiendo a la sociedad en una amplia gama de sectores que varia según cada analista: clase alta, clase media-alta, clase media-media, clase media-basa, clase baja o pobre, y pobreza extrema, suelen ser los mas comunes. Sin embargo, en realidad las clases sociales se establecen según el papel que juegan ante los medios de producción.

En la Venezuela colonial, así como en el resto del mundo de la época, el principal medio de producción era la tierra, ya que toda la producción que requería la sociedad en ese tiempo se extraía de ahí. En torno a este modo de producción existían los terratenientes-esclavistas, quienes poseían la propiedad del medio de producción (latifundios) y los esclavos, quienes aportaban su esfuerzo físico y mental para realizar la producción.

En la sociedad moderna, la producción por medio de la tierra ha sido dejada en segundo plano por la producción en las fábricas, plantas, empresas, industrias etc. En este caso la principal división de clases ocurre entre la burguesía, que posee la propiedad privada sobre este tipo medios de producción, y la clase trabajadora, quienes por medio de su trabajo realizan el proceso productivo.

La lucha de clases ocurre, porque en la sociedad dividida en clases, la clase minoritaria, que posee la propiedad privada sobre los medios de producción, organiza a la sociedad para que la(s) clase(s) dominada(s), entreguen su fuerza de trabajo (capacidad de trabajar) a los primeros, y de esta manera se hacen también dueños de todo el producto de este trabajo ajeno. Para que esto ocurra de forma voluntaria, sin que el individuo que realmente realiza el trabajo se rebele contra la clase parasitaria, el estado, creado y controlado por ellos, establece leyes que legitiman este robo, mas aún, crean también órganos de represión armada (policías, militares, etc.) en caso de que no se acaten estas leyes y normas de forma voluntaria.

En otras palabras, las clases dominantes obligan a las clases dominadas por medio del estado y la legalidad vigente, a trabajar para ellos, bajo las condiciones que ellos mismo establecen, quedándose también con toda la producción que se realiza. Esto se conoce como trabajo alienado o enajenado, porque el trabajo y lo que se produce con este, pasan a ser propiedad de un tercero. El trabajo deja de ser algo propio de quien trabaja (sea un esclavo, un siervo, un obrero, etc.) y se hace ajeno a él, se enajena, pasando a ser propiedad del dueño del medio de producción, quien no realiza ningún o casi ningún esfuerzo para la realización de los procesos productivos.

Contrario a lo que afirma la burguesía, los marxistas no queremos que exista la lucha de clases. Sin embargo, mientras existan clases sociales, existirá también un conflicto entre ellas, existirá una lucha de clases. Ignorándolo, o esperando que se resuelva por si sólo no cambiará nada y seguirá existiendo la lucha entre las clases. Es por esto que si queremos acabar con la lucha de clases, debemos también acabar con las divisiones de clases.

Esto significa que los medios de producción y en especial los monopolios, los latifundios y la banca privada, pasen de manos de una pequeña minoría que controla la economía, a la clase trabajadora en general, quienes la administrarán de forma democrática, y ya no en beneficio de unos pocos, ni en base a la lógica del capital, sino en beneficio de las mayorías. Sólo de esta forma acabamos con la lucha de clases.


Únete a la Juventud Marxista

Si quieres que desarrollemos un tema particular en la próxima columna, envíanos un correo a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

<<<Anterior

Siguiente>>>