Juventud MarxistaIzquierda vs Derecha o Lucha de Clases

En el presente año, luego de la desaparición física del camarada presidente Hugo Chávez, la burguesía radicalizó ferozmente sus guerra económica, con la intención de desestabilizar, para poder aprovechar la aparente debilidad del gobierno Bolivariano, con la vil intención de socavar y desmotivar a las bases populares, que elección tras elección han ratificado su apoyo al proceso de cambios que sigue transitando el país.

Sin embargo, ¿cómo analizar este ataque en contra de los intereses de toda la clase trabajadora de parte de la burguesía?, de forma clara y precisa, de tal forma que podamos entender la raíz de los problemas económicos que atraviesa el país y de esta manera entender una solución, que atacando esa misma raíz, pueda acabar con esta problemática, y ayudarnos a dar ese paso firme y hacia adelante, en la construcción irreversible del socialismo.

Desde la izquierda tradicional, se ha pensado que el debate político y el conflicto entre los dos modelos de sistemas representados en el Capitalismo y el Socialismo, es meramente una lucha entre las políticas de derecha y las de izquierda, y que la burguesía puede jugar un papel neutral entre esta lucha, ya que al no formar parte activa de ninguno de los partidos de ambos bandos, no entrar en el juego politico.

Sin embargo esto no es cierto, veremos por qué.

En la Venezuela de la IV república, nunca estuvo en el poder un partido que realmente representara las políticas de izquierda, es por esto que muchos consideraban el bipartidismo de AD-COPEI como izquierda-derecha respectivamente, en el país. Por un lado la socialdemocracia de Acción Democrática siendo considerado como el partido liberal, era tomado por el partido de izquierda, mientras que el Socialcristiano partido de COPEI, siendo considerado el partido conservador, era visto como el representante de la derecha. En algunos casos el engaño al que tenían sometidas a las masas era tal, que incluso se pensaba que la izquierda era meramente el partido que hiciera oposición al gobierno de turno, por lo que para el pueblo no tenía sentido apoyar ninguna tendencia, ya que ambas en el poder, gobernaban de la misma forma.

Sin embargo, en la actualidad y luego de la llegada de Chávez al poder, las masas pudieron entender por fin, que ambas caras del bipartidismo no eran más que facetas de una misma derecha.

Ahora bien, ¿que es lo que esta en juego entre ambos modelos de país?, no podemos decir que es simplemente una lucha entre Capitalismo y Socialismo, ya que como sabemos muchos centro-izquierdistas como Lula, no apuestan por el socialismo como salida los problemas sociales del mundo.

Por un lado, las dirigencias de los partidos de la derecha están conformadas por la misma burguesía, como es el caso de Leopoldo Lopez, Capriles Radosnki, etc. pero también de desclazados sociales, que a cambio de regalías, cual perros falderos, defienden los intereses de la clase dominante como Ramos Allup, o Ramón Aveledo. En la izquierda podemos encontrar a la clase trabajadora y a los elementos mas concientes de la pequeña burguesía – esto sin mencionar los reformistas y/o quinta columnas, que pudiendo ser parte de la burguesía o no, se aprovechan de los partidos de masas para ganar privilegios para ellos mismos –.

Y esto ocurre porque en las políticas que un gobierno puede llevar a cabo hay dos grandes intereses de clases, antagónicos entre sí, en los que no hay un punto medio. Precisamente son los intereses de la burguesía y los de la clase trabajadora. Y esto porque cuando se regulan precios, se aumentan salarios, etc. mejoramos con esto la capacidad adquisitiva de los trabajadores, pero disminuimos la tasa de ganancia de la burguesía, pero si por el contrario desregularizamos el mercado, y flexibilizamos las relaciones laborales – como lo han venido pidieron las federaciones y cámaras de empresarios desde hace ya bastante –, estamos claramente beneficiando a la burguesía, pero a cambio de desmejorar de lleno al pueblo.

Debemos entender pues, que la burguesía y la clase trabajadora, son clases antagónicas, y en un conflicto constante por imponer los intereses de una sobre la otra – aunque siempre nos lleve la delantera la burguesía –, esto lo vemos en una negociación de contrato colectivo, donde el patrono quiere pagar menores salarios para ganar más, mientras que el trabajador quiere ganar más y trabajar menos horas. O lo vemos cuando el gobierno Bolivariano, pone mano sobre los mercados y aumenta los salarios, mientras que la burguesía se va a una guerra económica por casi 14 años.

Lo que nos demuestra este conflicto eterno e irremediable en las sociedades divididas en clases, y en este caso en el capitalismo, es que no puede haber conciliación con la burguesía sin vender al pueblo, y que los partidos de derecha, quienes defienden los intereses de la clase dominante, no son más que el brazo político de la burguesía, y que por esto no se trata unicamente de una lucha en contra de los partidos en el espectro político de la derecha.

Sino que hay algo mas allá y aunque no este tan claro ante un análisis a simple vista, representa la verdadera raíz del problema, es que existe conflicto perenne entre intereses de clases que son polos opuestos, donde no hay un punto medio donde se pueda beneficiar a unos sin desmejorar a los otros. Esto es precisamente la “Lucha de Clases” – no se trata solamente de una lucha armada o de calle, como la vimos en el caracazo, o en todo el pasado de represión de la IV república, sino que también en "época de paz", bajo una relativa o supuesta calma, existe la lucha entre estos intereses –.

Es por esto que es una política errada confrontar solo a los partidos de derecha, cuando estos son solo peones de la burguesía, mientras por el otro lado, llamamos a la buena fé y a que la burguesía ceda de buena forma sus intereses en beneficio del pueblo.

Conociendo el problema, entonces podemos encontrar la solución. Se nos acusa a los marxistas de promover la violencia al fomentar la teoría de la lucha de clases. Pero esto es meramente una tergiversación, nosotros no queremos la lucha de clases, por el contrario queremos que desaparezca, sin embargo haciéndonos la vista gorda y negándola, bajo un supuesto pacifismo, no solo seguirá existiendo, sino que al no denunciarla, la opresión en contra del pueblo sería incluso peor. La solución de raíz, a los problemas económicos que vive Venezuela y el mundo entero, es precisamente acabar con la lucha de clases.

Pero para que no haya lucha de clases, entonces no deben haber clases sociales, para esto entonces debemos acabar con el poder económico de la burguesía – con el que obtienen poder político –, quitándole la propiedad privada sobre los medios de producción, y poniéndo estos en manos del pueblo, para ser administrados forma democrática, y en beneficio ya no de una clase, sino de toda la población. En una sociedad igualitaria y sin privilegios para unos pocos.


Únete a la Juventud Marxista

<<<Anterior

Siguiente>>>