Detalles
Categoría: Editorial
° Marzo °
16
2015
10k

Obama enloquecidoLa declaración del presidente Obama, de que Venezuela constituye una “amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional” de los EEUU representan una importante escalada en la injerencia imperialista contra la revolución bolivariana.

La Corriente Marxista Lucha de Clases declara su más absoluto repudio a esta orden ejecutiva y señala lo siguiente:

1) La declaración no es solo una sanción contra siete funcionarios del gobierno, sino un ataque contra la soberanía nacional de Venezuela. La declaración del país como “amenaza a la seguridad nacional” de EEUU sienta las bases para legalizar cualquier tipo de intervención (más sanciones, bloqueo económico, desestabilización, intervención militar, etc).

2) El gobierno de EEUU no tiene la más mínima autoridad moral ni política para hablar de defensa de derechos humanos, libertad de expresión y prensa. En EEUU la policía regularmente dispara y mata a adolescentes negros por el color de su piel, la CIA ha reconocido el uso sistemático de tortura contra ciudadanos de otros países, y la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) espía sistemáticamente a sus propios ciudadanos sin justificación ninguna.

3) Venezuela no es una amenaza a la seguridad nacional de ningún país. Los EEUU por su parte, tienen una larga historia de agresión imperialista, derrocamiento de gobiernos, apoyo y organización de golpes de estado, en América Latina y en todo el mundo. Los más recientes el de Paraguay y el de Honduras.

4) El gobierno de EEUU mantiene relaciones de estrecha colaboración con todo tipo de gobiernos que violan sistemáticamente los derechos humanos de sus ciudadanos, entre otros los de Arabia Saudita, Bahrein, Israel, Colombia, México, etc. La diferencia es que estos gobiernos son leales esbirros de la política exterior de los EEUU.

5) La única amenaza que la revolución bolivariana supone para Washington es la amenaza del ejemplo que ofrece para los trabajadores y pueblos oprimidos del mundo. El gran capital estadounidense se siente amenazado por los avances en la salud, la educación, la vivienda, la organización y conciencia revolucionaria del pueblo venezolano, que son fuente de inspiración en toda América Latina y el mundo.

Es necesario enfrentar esta nueva embestida del imperialismo con medidas contundentes. Desde la Corriente Marxista Lucha de Clases creemos necesario:

1) Redoblar el llamado a la solidaridad internacional de la clase trabajadora y los pueblos del mundo con la revolución bolivariana, con especial énfasis en las organizaciones obreras y populares en los propios EEUU.

2) Expropiación inmediata de las multinacionales estadounidenses en Venezuela, bajo control de los trabajadores.

3) Profundización de las medias para la incorporación del pueblo a la defensa nacional. Extensión de la milicia bolivariana a todas las fábricas y lugares de trabajo, y a todos los barrios populares y comunidades. El pueblo en armas la mejor garantía contra el imperialismo.

4) Creación de Comités de Defensa de la Revolución en todas las empresas y barrios para ejercer la vigilancia revolucionaria y enfrentar el saboteo. Contra el golpismo, creación de Comités de Defensa Revolucionaria dentro del ejército. Contra el saboteo económico, control obrero en las fábricas. Contra el acaparamiento y la especulación, comités populares de abastecimiento en todos los barrios.

5) Para enfrentar al imperialismo hay que ganar la guerra económica. Monopolio estatal del comercio exterior. Publicación de la lista de empresas que se apropiaron fraudulentamente de dólares CADIVI y expropiación de todos sus activos. Expropiación de los monopolios de producción y distribución de alimentos para ponerlos bajo control obrero y popular. Expropiación de las grandes empresas, la banca y los latifundios para planificar democráticamente la economía en beneficio de la mayoría.

!Unidos y organizados venceremos!

!Contra la ofensiva imperialista, completar la revolución!

!El pueblo armado jamás será aplastado!

!Solidaridad internacional con la revolución bolivariana!