La derrota de los intentos de la oposición contra-revolucionaria para derrocar al gobierno venezolano por la fuerza ha dado lugar a un amplio debate entre las filas bolivarianas sobre la política económica.

El 17 de junio, el presidente Maduro anunció el retiro del Ministro de Finanzas y Planificación, Jorge Giordani, quien había sido uno de los principales arquitectos de la política económica del Gobierno Bolivariano desde 1999. Luego escribió una carta pública que causó mucha discusión. En la carta criticó varios aspectos de la aplicación de políticas de la que dijo han creado ineficiencia y que no permitían luchar contra la corrupción.

También expresó algunas críticas al estilo de liderazgo (o falta de) del presidente Maduro. Muchas de las respuestas se centraron en este aspecto de la carta, por parte de Nicolás Maduro, quien había sido el foco principal de los ataques de la oposición reaccionaria en los meses anteriores.

Esto es lamentable, ya que perjudicó a algunos otros puntos de la carta de Giordani, que revelaron una división acerca de las políticas económicas dentro del gobierno. Por ejemplo, criticó el hecho de que tanto el Banco Central de Venezuela y la petrolera estatal PDVSA, habían estado promoviendo una política más independiente, fuera del presupuesto, el cual estaba bajo el control del ministerio de Giordani. Sus críticas también se dirigían contra "la interferencia de un equipo de asesoramiento económico financiero francés", que en su opinión "no tenía nada que ver con la situación en el país".

Inmediatamente antes de su renuncia se produjo un informe del “Bank of America Merrill Lynch” de EE.UU. que menciona directamente Giordani. El informe describe la eliminación de Giordani de ciertas responsabilidades en términos elogiosos:

"La expulsión del ministro de Planificación, Jorge Giordani, desde el banco central y los tableros de PDVSA es una fuerte señal de la menguante influencia del ala marxista radical en cuestiones de política económica."

Estos representantes del capitalismo de los EE.UU. estaban bastante contentos con esto y añadieron que:

"Este cambio en la correlación de poder es vital, porque la mayor parte del gradualismo excesivo que hemos visto hasta ahora se ha debido a la capacidad de los radicales para ejercer el poder de veto sobre las decisiones clave de política".

Por el contrario, dijeron, “hay claramente mayor disposición por parte del gobierno en la participación del sector privado y los inversionistas, que la que había en el pasado. Los funcionarios del estado, incluso parecen abiertos a reconsiderar las decisiones políticas que han sido perjudiciales para la productividad.” "(Informe completo en inglés aquí: http://www.slideshare.net/majano1/theglassishalffull).

Entre las principales medidas que Merrill Lynch mencióna están, la cuestión de los controles de precios, la legislación laboral, y los controles de divisas. Llegan a la conclusión de que: "volvemos de nuestro viaje más reciente a Caracas con una reafirmación de nuestra opinión de que las autoridades están tomando las medidas necesarias para estabilizar la macroeconomía del país", lo cual viniendo de la boca de los analistas capitalistas estadounidenses es, por decir lo menos, muy preocupante.

En realidad, las medidas diseñadas por Giordani sobre todo después de la derrota de los paro patronal en 2002/03 han demostrado ser incapaces de sostener el ataque de las fuerzas de la clase dominante y de mercado. La idea sobre los controles de precios de los productos alimenticios básicos y los controles de divisas (entre otras medidas) fue tratar de regular las fuerzas del mercado capitalista, la defensa del derecho de los trabajadores a tener acceso a alimentos a precios asequibles y evitar una fuga masiva de capitales.

La clase dominante ha encontrado 1.001 maneras de evitar, subvertir y abiertamente sabotear estas regulaciones. Se trata de un sabotaje de la economía, en parte por motivos políticos con el fin de socavar el apoyo al gobierno bolivariano. Pero por otro lado, es la reacción normal de pánico de los inversores capitalistas frente a un movimiento revolucionario que ellos ven como una amenaza potencial para su poder y privilegios. Por último, existe también un elemento de la rebelión de las fuerzas productivas en contra de cualquier intento de regularlos por el Estado, en interés de los trabajadores y los pobres.

Una cosa está clara: estas políticas han llegado a sus límites. La inflación ha alcanzado una tasa anualizada del 60%, hay un grave problema de escasez de productos alimenticios básicos y los controles de cambio han sido manipulados por los capitalistas a través del fraude abierto, sobreprecios y el mercado negro.

La clase dominante interpreta la eliminación de Giordani como una derrota para los que abogaban por el mantenimiento de las medidas de una manera u otra. Ellos ven al equipo económico del gobierno moviéndose más rápido para implementar medidas que suavizasen los controles y regulaciones. La idea del gobierno con la convocatoria de la llamada "Mesa de Paz Económica" con los capitalistas era precisamente para tratar de llegar a un “modus vivendi” entre la revolución bolivariana y las grandes empresas.

El argumento es más o menos como sigue: "sí estamos por el socialismo, pero todavía no existen las condiciones, y al mismo tiempo tenemos que ser pragmáticos y operar dentro de los límites del capitalismo. Si los hombres de negocios se preparan para abandonar la confrontación política contra el gobierno bolivariano y concentrarse en la producción, entonces podemos trabajar con ellos y hacer concesiones. "Tal vez la explicación más clara de este argumento se hizo en un artículo de Temir Porras (ampliamente considerado como parte de la "grupo francés", al que Giordani se refirió en su carta) bajo el título de "¿Qué hacer en esta etapa de la Revolución?" en la que hace un llamado al "pragmatismo" y a la "estabilidad macroeconómica", que debe lograrse "en el corto plazo".

El ministro de Petróleo y el viceministro de Economía, Rafael Ramírez, se ha embarcado en una serie de reuniones y conferencias de prensa en el extranjero con el objetivo del "restablecimiento de las relaciones con los mercados financieros" (aunque agregó que "el socialismo se mantendrá").

Lo que los capitalistas están exigiendo es claro: quieren una única tasa de cambio libre y flotante, supresión de los controles de precios, "flexibilización" de la leyes laboral y el fin del decreto de inamovilidad (introducido por Chávez en 2003 y que proteja a los trabajadores de despidos ), un retiro gradual de los subsidios en el precio de la gasolina, entre otras medidas.

Hay indicios claros de que personajes poderosos dentro del gobierno quieren ir por este camino. El problema de esta política es que los capitalistas realmente invertirán, a menos que se les de concesiones importantes y cualquier concesión otorgadas a los capitalistas será en detrimento de los trabajadores, lo que socava la base social de apoyo a la revolución.

El intento de regular el capitalismo ha llegado a su límite. Sólo hay dos maneras de salir de la situación actual de perturbación económica: ya sea permitir el funcionamiento normal del mercado capitalista o de avanzar hacia la planificación democrática de la economía en beneficio de la mayoría, y esto sólo es posible expropiando a la oligarquía y el imperialismo, que todavía controlan las palancas fundamentales de la economía en Venezuela.