Unos cincuenta mil manifestantes salieron en la más grande manifestación ocurrida en la capital ecuatoriana. La marcha estuvo encabezada por primera vez por un Presidente de la República. En efecto, Rafael Correa encabezó junto a los dirigentes de Unos cincuenta mil manifestantes salieron en la más grande manifestación ocurrida en la capital ecuatoriana. La marcha estuvo encabezada por primera vez por un Presidente de la República. En efecto, Rafael Correa encabezó junto a los dirigentes de las centrales sindicales y a sus ministros de Estado, la tradicional marcha en homenaje a los Héroes de Chicago y a los trabajadores del Mundo.


Las centrales de trabajadores, organizaciones campesinas y populares, partidos de izquierda caminaron unitariamente. "Hoy comienza una nueva etapa para los trabajadores del Ecuador", señaló un dirigente de un sindicato metalúrgico, "estamos orgullosos de compartir nuestra marcha con el Presidente y que no esté en contra nuestra, no vamos a dejar esta esperanza en manos de los de siempre
y no les daremos nuestras firmas para que dicten la nueva
constitución" -enfatizó.


Se hicieron presentes el vicepresidente Lenin Moreno, las y los ministros de Relaciones Exteriores María Fernanda Espinoza; de Gobierno, Gustavo Larrea; de Energía, Alberto Acosta; de Trabajo, Antonio Gagliardo; de Bienestar Social, Jeannette Sánchez; de Defensa Nacional, Lorena Escudero; de Administración, Vinicio Alvarado; de Comunicación, Mónica Chuji; de Planificación, Fander Falconí; del Migrante, William Murillo.


Las centrales nacionales CEOSL, CTE, UGTE y CEDOCUT, junto a sus bases, caminaron acompañados del Presidente. Así también los trabajadores del Municipio de Quito, del sector eléctrico, del Seguro Social y de los maestros. Junto a todos, los servidores y trabajadores públicos, los judiciales, de la Procuraduría General del Estado, quienes acompañaron por primera vez a los obreros de Ecuador. Fue notoria la presencia de organizaciones populares y barriales como el Comité del Pueblo, comunidades eclesiales de base y organizaciones de solidaridad con la revolución Cubana y con los procesos de Venezuela y Bolivia. Los jubilados, organizaciones indígenas locales y familiares de migrantes alzaron conjuntamente sus banderas. El Prefecto de Pichincha Gustavo Baroja dirigió el bloque de trabajadores del Consejo Provincial de Pichincha.

Las organizaciones políticas de izquierda enarbolaron sus propuestas para el período constituyente, algunas unitariamente y otras visibilizando sus diferencias: Alianza PAIS, Partido Socialista, Movimiento Popular Democrático, Pachakutik, La Comuna, Alternativa Democrática, Movimiento Bolivariano Alfarista, Movimiento de Izquierda Revolucionaria, Partido de los Trabajadores, y otras. Se manifestaron integrantes de frentes como Acuerdo Nacional Constituyente, Ecuador Decide y el Foro Social, así como las organizaciones defensoras de derechos humanos CEDHU, APDH, INREDH Y FIAN.

Al ingresar a la Plaza de San Francisco, en el centro histórico de la Capital, la cola salía de El Ejido. Sonaron las notas de La Internacional, himno de los trabajadores del Planeta. En la tarima principal, Mesías Tatamuez de la CEDOCUT inició las intervenciones saludando la presencia del Presidente y sus Ministros y diciendo que el espíritu de este Primero de mayo, ha sido unitario, y que ese debía ser el espíritu para la unidad hacia las elecciones para la constituyente.

El mandatario Rafael Correa intervino fustigando fuertemente al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional."El año que viene, todos los trabajadores ganarán el mismo salario básico", anunció el Mandatario y explicó que esta medida también beneficiará especialmente a las empleadas domésticas, a las que este año ya se subió su sueldo de 80 a 120 dólares y para las que el Presidente reclamó jornadas de ocho horas cinco días a la semana y pago de horas extras. Dijo que "que es necesario mejorar la protección del Seguro Social, incorporar mayor número de trabajadores al mismo, así como mejorar las pensiones jubilares para que sean más dignas". Denunció el trabajo por horas, al que calificó como "sinvergüencería", aunque indicó que se han mejorado las condiciones en este aspecto, con un alza del 37% en la remuneración y un recorte del 75% a un máximo del 20% en el número de trabajadores con este contrato que puede tener una empresa.


El Presidente dijo "basta" a la explotación de los trabajadores ecuatorianos, a través delas empresas TERCERIZADORAS."El principal bien que se debe producir es el bien moral y la cohesión social", tras señalar que "no puede existir paz social cuando los trabajadores son explotados por las tercerizadoras" “¿Hasta cuándo tanta desvergüenza con la tercerización laboral?", expresó el Primer Mandatario y agregó que, si bien en el Ecuador han aumentado las industrias, también han aumentado las desigualdades. Más adelante, el Jefe del Estado señaló que el principal tercerizador es el Estado y que ha dado las instrucciones necesarias para que deje de contratar trabajadores tercerizados.

Anunció, del mismo modo, que el Ministro de Trabajo, Antonio Gagliardo, viajará mañana a la Amazonía y que tiene instrucciones para asesorar a los trabajadores sobre las tercerizadoras y promover que ellos abran sus propias tercerizadoras para evitar ser explotados. Refiriéndose a las empresas privadas y públicas señaló que “hay que ser solidarios y corresponsables”. Llamó también a ir hacia la Asamblea Constituyente para superar algunas desigualdades sociales.

La marcha de este año es ya histórica.