petro_con_santos.jpgLa mayoría de las agrupaciones políticas colombianas están sufriendo un grave conflicto interno, desde Cambio Radical, de ultraderecha "uribista", hasta el Partido Liberal. Hace tiempo que no se daba una situación como esta en el escenario político colombiano, y de hecho, no había sucedido con tal amplitud. Los partidos están divididos porque no saben cómo solucionar los graves conflictos de nuestra nación, especialmente, los conflictos entre diferentes clases y sectores sociales. Esta conclusión popular es correcta, pero, deberíamos analizarla un poco e informar más sobre los últimos hechos sucedidos en la arena política.

 

La mayoría de las agrupaciones políticas del país están sufriendo un grave conflicto interno, desde Cambio Radical, de ultraderecha "uribista", hasta el Partido Liberal. Hace tiempo que no se daba una situación como esta en el escenario político colombiano, y de hecho, no había sucedido con tal amplitud. Muchas de las personas del común saben que el país está en una grave crisis económica y social, y evidentemente, relacionan las convulsiones anteriores con los "aprietos" políticos que se producen últimamente en el país. En otras palabras, las personas piensan que los partidos están divididos porque no saben cómo solucionar los graves conflictos de nuestra nación, especialmente, los conflictos entre diferentes clases y sectores sociales. Esta conclusión popular es correcta, pero, deberíamos analizarla un poco e informar más sobre los últimos hechos sucedidos en la arena política.
 
Situación pre revolucionaria
 
La opresión, la explotación y la guerra, no conllevan automáticamente a un contexto pre revolucionario, mucho menos a unas condiciones revolucionarias, sin embargo, las anteriores sí son agentes decisivas en esta cuestión, pero no los únicas, es por eso que a pesar de las muchas tragedias que hemos sufrido en nuestro país no se ha desarrollado un contexto pre revolucionario en Colombia desde hace casi 25 años.
 
Para determinar una situación pre revolucionaria hay que tomar en cuenta muchos sucesos, tanto a nivel nacional e internacional, y se debe abarcar varios aspectos; psicológicos, económicos, morales, y hasta factores como las decisiones tomadas por las diferentes direcciones políticas de las organizaciones populares y de masas, en la vida nacional del país. El cuadro es complejo.
 
Aun así, Lenin sintetizó la caracterización de una situación revolucionaria con el objetivo de que las futuras generaciones tuvieran una guía para poder fijar cuando se podría desarrollar tal escenario. Lenin explicaba que una situación pre revolucionaria se desarrolla cuando: "Las clases "dirigentes" no pueden dominar como antes. Y las clases trabajadoras, las masas, no pueden vivir como antes." Y para poder desarrollarse tal estado de cosas plenamente, "es necesario una dirigencia decisiva, un partido revolucionario". Este artículo lo vamos a dedicar a explicar la primera condición de una situación pre revolucionara: "La clase dominante no puede ejercer su poder como antes". Es también por esto que al comienzo del artículo preguntamos por qué los partidos políticos de la oligarquía sufrían graves enfrentamientos internos, y como muchas personas pensaban que esto se debía a la búsqueda, de los diferentes representantes de la oligarquía, de una "solución" capitalista al fuerte conflicto que sufre Colombia. Los trabajadores, los estudiantes, campesinos, indígenas, y demás pobladores de nuestro país, están realmente preguntándose indirectamente, desde un punto de vista marxista, por la situación pre revolucionaria, respondamos entonces a sus "preguntas".
 
La crisis interna de los partidos de la oligarquía, el Partido Conservador (ultraderecha, "uribista")
 
Las últimas crisis que se expresaron dentro de todos los partidos políticos de derecha es un fenómeno general que se sucede siempre en una situación pre revolucionaria. Las razones de estas convulsiones son que los capitalistas, además de estar luchando todos contra todos por apropiarse el aparato del estado (lo que se refleja en sus representantes), tienen el conflicto de que sus partidos tradicionales están en la bancarrota cuando empieza a darse un escenario pre revolucionario. Ninguna de las organizaciones típicas de la oligarquía entonces tiene la capacidad de dominar como antes, pues la población ya no "come cuento". Y además las masas se movilizan constantemente exigiendo una solución a sus problemas. Para rematar, los capitalistas nos saben qué hacer para solucionar el empuje revolucionario de las masas; si atacar fuertemente y fusilar a todo el mundo que se les oponga o de intentar reformar el sistema para evitar más explosiones sociales (lo cual es imposible en un contexto de crisis económica en general).
 
En el caso de Colombia hemos visto este proceso desenvolverse con toda claridad, los representantes políticos de la oligarquía se agarran las mechas para ver quién tiene la razón, a ver quien puede solucionar el grave conflicto que sucede en Colombia. Las peleas se ocurren unas a las otras, tomemos algunas citas de El Espectador que las exponen:
 
"El tradicional Partido Conservador también entró en la onda de las peleas internas. Los precandidatos presidenciales, Andrés Felipe Arias y Carlos Holguín Sardi viven su propia puja.
 
Andrés Felipe Arias estuvo casi siete años como ministro de Álvaro Uribe y advirtió que cedería en su aspiración si la segunda reelección se concreta. Ambos han dejado ver sus diferencias frente a las posibilidades de si la colectividad se inclina por ir con un candidato propio o mejor apoyar una nueva reelección de Uribe. (…) A su turno, Holguín Sardi dijo que "el partido no puede jugar una política ambigua o de doble vía". Sin embargo, el precandidato presidencial advirtió que su idea no es que el conservatismo pelee con el presidente de la República.                                                                             

"Mi idea no es retar a la bancada parlamentaria pero que si consideren que va a ser muy difícil que nos crean que somos precandidatos de un partido que está actuando en muchas direcciones aseguró el ex ministro del Interior." (http://www.elespectador.com/noticias/politica, Primer enfrentamiento entre precandidatos conservadores)
 
Al leer entre líneas podemos comprender que, por ejemplo, en este caso los conflictos se están originando en la medida en que no se sabe quién puede ser el personaje político de derechas que remplazará a Uribe, si la reelección presidencial no se concreta, y este personaje en perspectiva, ante los ojos de la oligarquía, debe tener la "popularidad" y la política correcta para mantener el statu quo de la sociedad (tener en pie el capitalismo).
 
Por último, el párrafo final de la cita es bastante contundente: "Mi idea no es retar a la bancada parlamentaria, pero que sí consideren que va a ser muy difícil que nos crean que somos precandidatos de un partido que está actuando en muchas direcciones" En otras palabras cada cual está empujando para su lado a ver si consigue alguna migaja del pastel político, (antes esto no era así). Tal es el panorama en el negro Partido Conservador.
 
La crisis interna de los partidos de la oligarquía, partido Cambio Radical (ultraderecha, "uribista")
 
La polémica del Partido Conservador palidece ante los ácidos encuentros entre el gobierno uribista y sus partidillos de bolsillo. Hace ya un año habíamos explicado en otros artículos que tarde o temprano los partidos de saquillo de Uribe se irían sublevando del mandato del líder supremo al sentir el impulso de un escenario pre revolucionario, en ese momento escribíamos:
 
"(…) la estrategia electoral de Uribe fue hacerse un verdadero dictador de partidos de bolsillos. Vélez, a diferencia de otros tristes presidentes, en su primera elección representó al Partido Liberal. Sin embargo, luego de  unos meses dinamitó éste, que por cierto, ahora no cuenta con su antiguo poder, y se irguió fuera de él como un hombre de partidos, repartidos (¡!). Así hizo una coalición con pequeños grupos de bolsillo, uniones de gamonales y caciques, de mano del Partido Conservador. De ese modo resultó apoyado por un montón de partidos "uribistas" que en medio de todo abundan en contradicciones con el poder central del "dictador" y asociados. ¡La independencia cuesta señor Uribe! De este modo partidos como: Cambio Radical, Colombia Democrática, Alas Equipo Colombia, Colombia Viva, Convergencia Democrática, Convergencia Ciudadana, el Partido de la U, ahora se quejan de sus precarias condiciones, de la falta de atención, o de que sus directivas estén en la cárcel por ser miembros de grupos paramilitares. De este modo, Uribe carece de un partido unificado y coherente, a cambio de su dictadura personal. Tales son los dos rasgos respecto a lo electoral y la política de partidillos del uribismo durante los últimos años." (http://venezuela.elmilitante.org/content/view/6305, La Lucha contra el Fascismo,)
Las razones de la perdida de liderazgo de Uribe ante sus viejos amigos es que su imagen, su popularidad, se esfuma por los aires, provocando la huida de sus aliados por temor a perder la continuidad en sus cargos burocráticos, puesto que las bases de estos partidos, pequeña burguesía y lumpen, entre otros sectores sociales y clases, han exigido a sus partidos no poyar más a Uribe, especialmente luego del derrumbe de las pirámides, que erosionó el apoyo de una gran mayoría de personas anteriormente afiliadas al proyecto uribista. Otra causa de estas contradicciones que se desarrollan entre el gobierno y sus partidos, era la competencia burocrática, el encarcelamiento de sus diferentes representantes (Ver La Lucha contra el Fascismo, Ley de Justicia y Paz, http://venezuela.elmilitante.org/content/view/6305) y los problemas al interior de los "partidillos".


Veamos la noticia de El Espectador, Cambio Radical pierde más terreno en la burocracia, donde se muestra el último conflicto que se presentó entre Uribe y Cambio Radical:
"Con tres retiros injustificados este jueves, ya son siete los miembros de Cambio Radical que fueron sacados de sus cargos sin motivo aparente, lo cual ahonda aún más la crisis entre este partido y el Gobierno.
A la salida de María Isabel Nieto en el viceministro del Interior se sumaron tres funcionarios al parecer simplemente por pertenecer a Cambio Radical.


Y es que tan sólo un día después de que el ministro del Interior y de Justicia, Fabio Valencia Cossio, negara cualquier diferencia con los miembros de esa colectividad, El espectador.com, confirmó que fueron retirados de sus cargos funcionarios de la Caja de Compensación Familiar Campesina, por ser parte de la representación que dentro del Gobierno tenían algunos miembros de esta colectividad.


La evidente puja entre el Gobierno y Cambio Radical se viene presentando desde que varios de los representantes a la Cámara de ese partido decidieron no votar a favor de la aprobación del referendo de reelección presidencial. Y esto se vio reflejado en que el pasado 19 de diciembre hubo barrida del Gobierno a varios puestos de Cambio Radical.


Tras estos despidos, en su momento el presidente de la Cámara, Germán Varón Cotrino, aseguró que la remoción de sus cargos a varios funcionarios del Gobierno Nacional que pertenecen a Cambio Radical, obedece a una retaliación porque su partido, en su gran mayoría, no apoyo el referendo de reelección para 2010.
"Llama mucho la atención que después de una no votación del referendo de reelección por parte de Cambio Radical se hayan presentado movimientos de personal, eso sí es una retaliación", manifestó Varón Cotrino." (http://www.elespectador.com/noticias/politica, Cambio Radical pierde más terreno en la burocracia)
En el texto se hace incuestionable las fuertes tensiones entre el gobierno y su representación parlamentaria. Últimamente el conflicto parece atenuarse, pero dejando una sangría de despedidos de puestos gubernamentales, de discusiones acaloradas ante la opinión pública, etc. Este tipo de conflictos es típico de la política, pero de una forma tan recurrente y amplia  adquieren otra connotación. Son algo más que simple encuentros acalorados, y  más aun, cuando tratan temas tan complejos como la reelección.


Terminemos este punto con una última cita del periódico El Espectador:
 "(…) el miércoles se volvió a cancelar la anunciada reunión que los escuderos de Germán Vargas Lleras en Cambio Radical pretenden realizar para definir sus posiciones frente al agarrón de ese partido con el Gobierno.
(…) el simple hecho de que se haya organizado una actividad sólo para aquellos legisladores que se han mostrado incondicionales con el jefe del Partido ha despertado suspicacias del resto de la colectividad. Entre ellos está el representante Roy Barreras, quien le dijo a El Espectador que esa reunión es "para quienes están de acuerdo con distanciarse del Gobierno y probablemente aliarse con el liberalismo".


Así las cosas, los rumores de la supuesta división en Cambio Radical —entre quienes apoyarían a Uribe en su idea de reelección y aquellos que se darán la pela acompañando a Vargas— parecen ser una inocultable realidad." (http://www.elespectador.com/noticias/politica, División en Cambio Radical)


La crisis interna de los partidos de la oligarquía, el Partido Liberal (ultraderecha disimulada o hipócrita)


El partido liberal patina crisis sobre crisis, en realidad se encuentra en la bancarrota desde que Uribe subió al poder, y en los próximos años no podrá levantarse, al menos que se les ocurra a los dirigentes del Polo Democrático Alternativo establecer un gobierno de coalición con los liberales, únicamente así el Partido Liberal por lo menos volverá al escenario, pero ciertamente, no será mucha la energía que gane gracias a tal chance político.
En las elecciones presidenciales del 2006 hubo 12.041.737 votantes, y se abstuvo un  54.95% del electorado. Uribe obtuvo: 7.397.835 votos, el PDA: 2.613.157, y el Partido Liberal: 1.404.235. En favorabilidad departamental (en que departamentos fue más favorable la votación hacia cierto partido) Uribe gano 30/32 departamentos, el PDA 2/32, y el Partido Liberal 0/32. El PL (Partido Liberal), fundado en 1848, nuca había llegado tan bajo, ni siquiera en los años 70s, cuando en Colombia el 80% de la población apoyaba las guerrillas,  se había dado el paro cívico nacional del 77 y se formulaba una situación pre revolucionaria, ni siquiera en esas circunstancias el PL había perdido tanto terreno. El PL, finalmente, fue superado por el PDA, que había sido fundado en el 2005, y no siendo poco por una margen del 100%.


La bancarrota del Liberalismo se explica tanto porque Uribe cooptó una mayoría de sus votos, y por otro lado, porque la política ultra reaccionaria de el Liberalismo había desilusionado a todos los colombianos. Evidentemente, las personas no distinguen entre la ultraderecha de Uribe y la ultraderecha del liberalismo, y "votaron" por el "líder" derechista que ofrecía una línea política más cercana a sus aspiraciones (el gobierno de Uribe puede ser clasificado como un fascismo sui generis, por lo cual gano adeptos de diferentes clases, en el texto siguiente explicamos porque conto con un apoyo de diferentes sectores a los cuales no beneficiaba realmente, Ver La Lucha contra el Fascismo, http://venezuela.elmilitante.org/content/view/6305).


En todo caso, el liberalismo, al igual que todos los partidos de la oligarquía está también en su pequeña crisis, citemos otra vez a El Espectador:
"El tema de las eventuales alianzas con otros movimientos, o con personalidades de corrientes distintas, tiene divido al Partido Liberal, que deberá definir su camino a seguir la próxima semana, durante una reunión que sostendrán los miembros de la bancada y los máximos directivos.
Por un lado están los liberales, liderados por César Gaviria, jefe único del partido, que proponen pactos, bien sea con el Polo Democrático, o con los disidentes de ese movimiento, Lucho Garzón y Gustavo Petro, para llegar fuertes a los comicios presidenciales de 2010 con un candidato único. Mientras tanto, en la otra orilla se encuentran congresistas como Piedad Córdoba, Héctor Helí Rojas y Cecilia López, quienes aseguran que el aspirante liberal a la Presidencia "tiene que haber militado en nuestras filas". (http://www.elespectador.com/noticias/politica, División liberal por alianzas)


Se han presentado muchas riñas al interior de todos los partidos últimamente, nosotros nos limitamos a citar los hechos, si los analizáramos todos nuca acabaríamos, terminemos con esta última cita:
 
"Tal y como aconteció en el Polo, ahora son los liberales los que atizan su pelea, en donde ya se está acusando al ex presidente Ernesto Samper de tener una "perversidad inmensa".
 
La puja se da entre los sectores más liberales. Por un lado el ex presidente César Gaviria y su senador Héctor Elí Rojas; y por frentes distintos el ex presidente Ernesto Samper y el precandidato Rodrigo Rivera.
Con un año de definiciones políticas y por ende electorales, las pujas en las colectividades se atizan e inician las peleas tanto internas como a través de los medios para todos los interesados en la campaña con miras a 2010.
El senador Héctor Elí Rojas dijo a Caracol Radio que Samper se convirtió en un 'camorrero', al calificar varias de sus acciones de tener una "perversidad inmensa".
Rojas criticó al ex presidente al señalar que busca aliarse con Samuel Moreno en Bogotá, además intenta lanzar  una "propuesta desafiante" con Piedad Córdoba como posible pre candidata presidencial e intenta establecer una línea socialista dentro del liberalismo.
Según él, de postular otros nombres distintos al de Gaviria a consideración de los colombianos, lo más seguro es que en las próximas elecciones ganaría Álvaro Uribe si es candidato.
"Yo insisto en que Gaviria es el liberal más importante para enfrentar a Uribe. Pero si Uribe no es candidato, hay que hacer una consulta interna sin el camorrismo que propone Samper y su línea seudosocialista", aseguró Rojas en su diálogo con Caracol Radio.
Esta nueva discrepancia dentro del Partido Liberal es sumada a la registra desde hace más de dos meses entre las directivas de la colectividad y el ex senador Rodrigo Rivera."                                                                            ( http://www.elespectador.com/noticias/politica, Se agudiza pelea en el Liberalismo; acusan a Samper de "camorrismo")


La reelección de Uribe


El proyecto reeleccionista está en la bancarrota, aunque varias veces Uribe ha amenazado con su reelección, los sectores de ultraderecha, los partidos de su misma coalición, la iglesia, entre otros, han declarado: es mejor que el próximo periodo se presente una nueva cara presidencial. Y han recomendado que la reelección se apruebe pero para el periodo presidencial del 2014, y en este caso, parece ser claro el apoyo de varios sectores a una futura reelección de Uribe para ese año. Si por algún motivo se llegara a posicionar Uribe otra vez en la presidencia, en el 2010, la situación sería evidentemente incontrolable para la oligarquía, especialmente, porque Uribe debería realizar un fraude electoral que llevaría a la población a una activo ataque contra Vélez. La situación sería bastante análoga a la que se presenta en México desde la posición de Calderón como presidente. Esta vez no tendríamos al gobierno semi fascista en Colombia, decidido a matar a todo el mundo, sino a un gobierno de dictadura militar, (bonapartismo) débilmente apoyado tanto por la oligarquía como por la población en general.


Aunque muchos sectores se han opuesto a la reelección el ala uribista de la oligarquía si ha decidido apoyar la ratificación de cargos menores, como alcaldes o concejales, para su sucesiva posesión en los cargos, y de hecho, han presentado el referéndum con tal objetivo:
"En caso de que el referendo que actualmente hace trámite en el Congreso de la República, el Gobierno no ha contemplado la presentación de un proyecto de acto legislativo en ese sentido. (Refiriéndose a la reelección presidencial)
Así lo manifestó en Caracol Radio el Ministro del Interior y de Justicia, Fabio Valencia Cossio. El alto funcionario declaró que por el momento lo único que ha buscado el Ejecutivo es que se presente una iniciativa que permita la reelección de alcaldes y gobernadores. "El Gobierno no ha pensado en presentar un proyecto de reforma constitucional para la reelección, pero si lo buscará para que se permita la reelección inmediata de alcaldes y gobernadores", dijo.                                                                                                                   ( http://www.elespectador.com/noticias/politica, Valencia Cossio descarta presentación de reforma constitucional reeleccionista)


En este sinsentido, la oligarquía, quiere mantener buenos feudos locales y departamentales, y desea apoyarse en ellos en un futuro incierto, donde no saben quién sea el siguiente en gobernar. Indiscutiblemente, si el PDA llegará al poder estas bastiones serían enclaves perfectos para desestabilizar a el nuevo gobierno, como ha sucedido en Bolivia.


Situación de explosión social, aprovechar el empuje del pueblo y la división de la burguesía. Por la unidad del PDA con un programa socialista independiente de la burguesía


Refiriéndonos a lo anteriormente expuesto, hemos explicado como la crisis política de la burguesía evidencia una típica situación pre revolucionaria. Muchas personas dicen que en verdad este tipo de conflictos son comunes en la política Colombiana, y como no, en la política general. Pero pecan al no saber que el conflicto político actual se extiende a todos los partidos, y se desarrolla en el tiempo indefinidamente. Además no es poca cosa la crisis ministerial que está sufriendo el gobierno actualmente por problemas "políticos", ni los enfrentamientos "poco corteses" entre los diferentes miembros de los partidos oligarcas.


Por otro lado, hay que tomar una serie de circunstancias que le dan un carácter más convulsivo a este tipo de "molestias", que es el de la creciente movilización popular. Es innegable que la situación mundial en general y la de Latinoamérica en particular, en muchos casos es revolucionaria y en otros pre revolucionaria. Hay varios ejemplos, como las varias huelgas generales en Europa (Grecia, Francia, Islandia, Italia, etc.) y en Latinoamérica los escenarios revolucionarios que han traído a la vida  a nuevos gobiernos.


En nuestro caso la movilización popular, las luchas estudiantiles, indígenas, las movilizaciones cuasi insurreccionales en Nariño y Putumayo, la huelga cívica general en el Chocó, entre muchísimas más huelgas populares, no son más que el indicativo de que el pueblo está alistándose para realizar la trasformación revolucionaria de la sociedad.


La nueva atmósfera del país plantea la cuestión de que debe hacer la izquierda. Nuestra propuesta es simple, hay que aprovechar el empuje del pueblo y la división de la burguesía para esbozar una solución diferente, a la de "siempre", a los conflictos del país. Y es ésta, proyectar un gobierno de los trabajadores y los sectores populares que tenga como fin inmediato la nacionalización de la banca bajo control de los trabajadores, la expropiación de las principales palancas económicas del país bajo el control de la sociedad, la reforma agraria, un plan económico para desarrollar el país, erradicando el analfabetismo, la precariedad laboral, las horribles deficiencias del sistema de salud y educación, y que finalmente, este gobierno acabe con la guerra y la violación de derechos humanos. Esta es la única forma de trasformar el país, el capitalismo ya ha demostrado su fracaso, este es el programa del socialismo. Por esto invitamos a las bases del Polo Democrático Alternativo, de la CUT y demás sindicatos, organizaciones sociales, a luchar por el socialismo.


También hacemos un llamado a la unidad entorno a este programa auténticamente de izquierdas y socialista Sectores como el de Gustavo Petro y Lucho Garzón están encabezando una escisión del PDA. Estos sectores lamentablemente están haciendo el juego a la burguesía al asumir una posición de conciliación con la burguesía y defender alianzas con partidos burgueses, como el Liberal, que lo único que desean es que el Polo Democrático no lleve a cabo su programa. Si los sectores como el de Gustavo Petro o Lucho Garzón abandonan el partido es a causa de su incomprensión de que la única forma de cambiar el país es manteniendo una política independiente del Partido Liberal, el Conservador, y demás organizaciones de derecha que ya han demostrado que no harán nada por los los trabajadores. A estos dirigentes y sobre todo a los sectores honestos de la militancia del Polo que les siguen a causa de su trayectoria de lucha en el pasado (Petro se ha enfrentado durante años a los paramilitares y denucniado sus crímenes y Garzón fue dirigente de la CUT y el primer alcalde de Bogotá del Polo) les decimos: hay que mantener la unidad pero sobre la base de un proyecto revolucionario y de que el Polo cumpla la función para la que nació: organizar a los trabajadores, los campesinos, los estudiantes para llevar a cabo una transformación revolucionaria en la sociedad colombiana. Esto excluye cualquier pacto con la clase dominante. ¡Asuman un programa independiente de la burguesía, asuman un programa fuera de la influencia de personajes tan siniestros como Cesar Gaviria, (jefe del Liberalismo) o representantes del partido Conservador que apoyaron en todo momento a Uribe¡


A los otros sectores del Polo Democrático Alternativo, que quieren mantener la unidad, les pedimos que trabajen por un programa socialista, sólo un tipo de programa como este es el que puede trasformar el país. Las recientes experiencias en Bolivia, Argentina, Venezuela, y en otros países, han demostrado que el capitalismo no se puede mejorar, ni reformar. Si se asume esta idea sucederá lo que acontece en Bolivia, Argentina, Ecuador y demás países. La oligarquía, aprovechando su dinero, sus propiedades y comprando a funcionarios del estado, sabotearan los proyectos de la izquierda, estropearan la economía (como en Venezuela) y asesinara a luchadores sociales (masacre de Pando, Bolivia, por ejemplo).


El nuevo panorama pre revolucionario exige un partido decido para luchar con los trabajadores, mano a mano, y que plante una táctica y una estrategia revolucionaria, que apoye las movilizaciones populares decididamente, y que especialmente, se atenga al programa del socialismo. En este nuevo año se seguirá desarrollando una situación pre revolucionaria, el PDA tiene que asumir su responsabilidad histórica y guiar al pueblo hasta la victoria, eso es lo que está sucediendo, tenemos una oportunidad para bajar al gobierno para militar.


¡Por un programa socialista para el Polo Democrático Alternativo!
¡Por la unidad del PDA entorno a un programa independiente de la burguesía, del Partido Liberal y el Conservador!
¡Por una huelga general para bajar al gobierno paramilitar!¡Que surja el gobierno de los trabajadores y sectores populares!
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.