El pasado 11 de septiembre se conmemoró el 34 aniversario del golpe de estado en Chile. El presente artículo esboza el desarrollo fundamental de la revolución chilena y extrae las principales lecciones de su derrota para mostrar cual es el camino que El desempleo, el bajo nivel de vida de la clase obrera llevan al pueblo a votar mayoritariamente por la Unidad Popular y llevan al médico Salvador Allende al poder con una mayoría de 36,5%, ante Jorge de Alessandri del derechista Partido Nacional que obtiene 34,9% y Radomiro Tomic de la Democracia Cristiana que solo obtiene el 27,8%. Esto marcó una fuerte radicalización de las masas ante la Democracia Cristiana que no lograba dar una respuesta concreta a la clase obrera, lo que hizo que la mayoría de las masas se radicalizara y votara a la izquierda gracias al auge inevitable de la lucha de clases. A su vez los resultados de las elecciones presidenciales también se hicieron notar en el congreso y el senado que dieron los siguientes resultados:

Congreso Senado Porcentaje

Democracia Cristiana: 55 23 31,1%

Partido Nacionalista: 34 5 20,9%

Partido Comunista: 22 9 16,6%

Radicales: 24 6 13,9%

Partido Socialista: 15 5 14,4%

Otros partidos de izquierda: 2 0%


Las elecciones del 4 de septiembre radicalizaron aun mas a las masas que esperaban profundos cambios en su modelo de vida, pero al igual que las masas pobres de Chile se radicalizaban cada vez más, la radicalización de la burguesía no se hizo esperar. Para que Allende lograra ser Presidente, la Democracia Cristiana obligó a la UP (Unidad Popular) y al Congreso en general a que se firmara un “Estatuto de Garantías democráticas”. El 26 de octubre Allende es ratificado como nuevo Presidente de Chile en el Congreso. Sin embargo, ante la ratificación de la UP en el poder, la derecha apoyada por la CIA empezó a llevar a cabo los planes de boicot contra el gobierno de Allende. El 22 de octubre de 1970 un plan preparado contra el Comandante en Jefe del Ejercito René Schneider, conocido por sus posiciones constitucionalistas y en contra de un golpe de estado en Chile, fue asesinado en un plan preparado por la CIA, por el Ministro de Asuntos Exteriores Norteamericano Henry Kissinger y por el General chileno Roberto Viaux . Schneider murió cuatro día después en el Hospital de Santiago tras ser disparado en cuatro áreas vitales del cuerpo.


A mediados de noviembre de 1970 comienza la aplicación del programa de la Unidad Popular; se nacionaliza la industria textil y el Gobierno de Allende firma un acuerdo con la CUT (Central Única de trabajadores) donde permite la participación de los trabajadores en asuntos de estado. Se reanudan las relaciones diplomáticas con Cuba y la Unión Soviética. Ya en Febrero de 1971 el Congreso reforma la Constitución en las cláusulas que había plantado la Democracia Cristiana sobre el “Estatuto de Garantías Democráticas”. Entre el primer trimestre la fuerte movilización en el campo agiliza la Reforma Agraria; ese mismo trimestre se anuncia la nacionalización de la banca y de las principales empresas crediticias. En abril, durante las elecciones municipales, la Unidad Popular obtiene el 51% de los votos. Luego en mayo lee su primer mensaje al Congreso y declara la vía chilena al Socialismo.


El 11 de julio del mismo año se da un paso importante para el proceso revolucionario chileno: el Congreso aprueba totalmente la Nacionalización del cobre. Ese mismo día el Congreso declaró el 11 de julio como día de Dignidad Nacional. Esto permitió cierta maniobrabilidad al gobierno de Allende gracias a los altos precios del cobre, pero esto no duro mucho tiempo, un año y medio después cambiaría la situación. En octubre Allende presenta al Congreso el proyecto de ley para la participación de los trabajadores en las distintas áreas de la economía, además presenta el proyecto para la creación de las tres áreas de propiedad: privada, mixta y social. La propiedad social sobre los medios de producción se constituyó con 91 empresas básicas. Este fue el primer error del Gobierno de la Unidad Popular; pensar que a través del aparato del estado burgués se podrían hacer profundas transformaciones para crear las condiciones objetivas que permitan construir el socialismo. El Socialismo no se construye con meras reformas que no destruyan completamente el viejo y caduco aparato de estado, se debe expropiar política y económicamente a la burguesía como clase social, esto solo se puede hacer mediante una revolución. Las diferentes formas de propiedad permitieron a los sectores más reaccionarios sabotear permanentemente la economía chilena (tal como lo están haciendo ahora en Venezuela) y ponerle cada vez más obstáculos al gobierno de Allende. También en octubre de ese año se empieza a avanzar para nacionalizar la banca y el comercio exterior. Un mes después, Fidel Castro visita oficialmente Chile, donde permanece tres semanas.


Ante estas medidas la derecha comienza a movilizarse contra el Gobierno de la Unidad Popular; el 1º de diciembre la derecha hace una movilización contra las medidas tomadas por Allende y marcha en las calles de Santiago en la “marcha de las cacerolas vacías”. La CIA no se queda de brazos cruzados y hace una gran campaña de miedo y genera todas las condiciones para que la clase media se sume a las movilizaciones de la derecha inspirando el terror por una revolución comunista. A su vez la CIA tenía absoluto control sobre los medios de comunicación como el diario El Mercurio sembrando el pánico y el miedo a la población, sobre todo a la clase media, y por otra parte invertía fuertemente a los grupos de extrema derecha como el grupo Patria y Libertad.


Las nacionalizaciones del gobierno de Allende.


El año de 1972 estuvo marcado por fuertes contradicciones. Bajo el precio del cobre en el mercado mundial, y los diferentes sectores comerciantes empiezan a acaparar productos de la cesta básica. La nacionalización de la banca ya esta completamente aprobada y empieza a mostrar frutos, al igual que la Reforma Agraria. Sin embargo Allende sigue confiando en la legalidad burguesa como un medio de hacer avanzar la revolución: mientras los sectores a la izquierda llaman a profundizar la revolución llamando a una Asamblea Revolucionaria del Pueblo alternativa al Congreso burgués apoyados por el MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria), el MAPU (Izquierda cristiana) e incluso el mismo Partido Socialista que acabe con el capitalismo, pero el Partido Comunista y Allende rechazan la propuesta y mantienen la línea que permita que se pueda cumplir con el programa de la UP y que se mantenga el dialogo con la Democracia Cristiana. La desestabilización continua con los sectores radicalizados de la derecha: paros y huelgas de los comerciantes minoristas, huelgas de transporte, atentados terroristas del grupo Patria y libertad, sumado al boicot externo que llevaba a cabo el imperialismo donde las compañías del cobre extranjeras empezaron a embargar los cargamentos de cobre en el extranjero. La UP denuncia que existe un plan que pretende llevar a Chile a una Guerra Civil. La CIA , al igual que en venezuela en el paro patronal de 2002 , financia el paro de los camioneros y todos los sectores de transporte, esto aunado a la fusión de los grupos de extrema derecha con la Democracia Cristiana. Lograron paralizar el país durante más de tres semanas. El Gobierno de Allende decreta el estado de emergencia. Ante la situación de sabotaje económico por parte de la burguesía, Los obreros empiezan con la toma y ocupación de fábricas y crean los cordones industriales y las Juntas de Abastecimiento y Precios (JAP). Allende crea un gabinete con ministros de la CUT y del ejército.


Las huelgas organizadas por el imperialismo y los capitalistas continúan, pero esta vez paralizando las minas de cobre. Allende denuncia en mayo que el imperialismo lleva a cabo un plan golpista. El 29 de junio se produce el levantamiento del Regimiento Blindado número 2 de tanques dirigido por el Coronel Roberto Souper. Otro grave error de Allende fue confiar en el aparato del estado burgués y en confiar en las Fuerzas Armadas. Tal como dijo Marx, las Fuerzas Armadas, el ejército y la Policía son los órganos represivos del aparato del estado represor y estos siempre van a salir en su defensa. Pensar que se podría confiar en el ejército y en los supuestos militares constitucionalistas llevó al gran desastre a la revolución. En agosto comienza la huelga de los patronos camioneros (pagada por la CIA) y Eduardo Frei declara en el Congreso que el gobierno es inconstitucional abriendo las puertas al golpe de estado. Carlos Prats (quien moriría después del golpe de estado en un atentado terrorista) estuvo asediado permanentemente por las mujeres de los oficiales del ejército, quienes protestaban abiertamente contra el gobierno de la Unidad Popular, no podía estar solo en la calle ya que los grupos fascistas lo estaban asediando siempre. El General Carlos Prats renuncia a su cargo de Comandante en jefe gracias a la presión de la derecha y Allende nombra al General Augusto Pinochet nuevo comandante en jefe.


En septiembre la patronal chilena CNG llama a combatir abiertamente al gobierno de la UP. El 4 de septiembre del 73 se cumplió el 3º aniversario del gobierno de Allende donde un millón de personas marcharon por última vez frente al compañero Presidente en las calles de Santiago de Chile coreando: “Allende, Allende, el pueblo te defiende”. El pueblo reclamaba armas para defenderse de la agresión golpista, pero Allende en vez de repartir armas , llamó a la calma dándoles un voto de confianza a los militares que en menos de una semana lo traicionarían. En este momento crucial las diferentes fracciones de la Unidad Popular al mismo tiempo que armaban a los trabajadores , debieron hacer un arduo trabajo para ganar a los soldados a favor de la causa revolucionaria tal como hicieron los bolcheviques pacientemente, esta era una tarea prioritaria para los Partidos de la Unidad Popular y para el mismo Allende. Ningún sector de la sociedad es inmune a los acontecimientos de cambios sociales que vive una nación y los soldados son los hijos de campesinos y obreros con uniformes; es decir, el proletariado uniformado. De hecho, durante el golpe de estado, los militares de alto rango (y algunos de rango medio) hicieron todo lo posible porque los soldados no participaran en el golpe.


Las masas desarmadas frente a la reacción.


El 9 de septiembre el Secretario General del Partido Socialista Carlos Altamirano llama al enfrentamiento pero antes había que armar al pueblo, ante esto Allende dice que se debe respetar la legalidad constitucional y convoca a un referéndum presidencial. El 11 de septiembre se consolida el golpe de estado. El Presidente se comunica al pueblo en un corto mensaje al pueblo por Radio Magallanes: “...Colocado en un trance histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que entregáramos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos. ¡Trabajadores de mi Patria!: Quiero agradecerles la lealtad que siempre tuvieron, la confianza que depositaron en un hombre que sólo fue intérprete de grandes anhelos de justicia, que empeñó su palabra en que respetaría la Constitución y la ley, y así lo hizo. En este momento definitivo, el último en que yo pueda dirigirme a ustedes, espero que aprovechen la lección. El capital foráneo, el imperialismo, unidos a la reacción, crearon el clima para que las Fuerzas Armadas rompieran su tradición: la que les señaló Schneider y que reafirmara el Comandante Araya, víctimas del mismo sector social que hoy estará en sus casas esperando, con mano ajena, reconquistar el poder para seguir defendiendo sus granjerías y sus privilegios...

...Seguramente Radio Magallanes será acallada y el metal tranquilo de mi voz no llegará a ustedes. No importa, la seguirán oyendo. Siempre estaré junto a ustedes. Por lo menos mi recuerdo será el de un hombre digno que fue leal con la Patria. El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse. ¡Trabajadores de mi Patria!: Tengo fe en Chile y en su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo donde la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, se abrirán de nuevo las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor. ¡Viva Chile! , ¡Viva el pueblo!, ¡Vivan los trabajadores!

Éstas son mis últimas palabras, teniendo la certeza de que mi sacrificio no será en vano. Tengo la certeza de que, por lo menos, habrá una sanción moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.”


El Presidente Salvador Allende muere, suicidándose en el palacio de la moneda. Este fue su último error. Debió ir a buscar apoyo a los trabajadores de los cordones industriales que sin duda combatirían a los golpistas apoyados por los soldados de bajo rango y organizar desde allí al resistencia. El suicidio de Allende fue un golpe terrible a la moral de las masas. El golpe se ejecuta no basado en la caída de la popularidad de Allende, todo lo contrario,el golpe se da cuando la correlación de fuerzas era enormemente favorable para la revolución. los militares golpistas sabían que Allende podía ganar fácilmente el referéndum, pues venía ganando de elección en elección.la burguesía dio el golpe para frenar el ascenso imparable del movimiento de masas , .


Por las declaraciones de radio se ve cuales eran las intenciones de los golpistas.

Carvajal: me acaban de informar que habría intención de parlamentar.

Pinochet: no, se tiene que ir a la Moneda él con una pequeña cantidad de gente.

Carvajal: ...se retiraron, pero ahí...

Pinochet: ...al ministerio, al ministerio...

Carvajal: que se está ofreciendo parlamentar.

Pinochet: Rendición incondicional, ¡nada de parlamentar!, ¡Rendición incondicional!

Carvajal: Bien, conforme, rendición incondicional, y se le toma preso, ofreciéndole nada más que respetarle la vida, digamos.

Pinochet: La vida y la integridad física, y en seguida se le va a despachar a otra parte.

Carvajal: Conforme. Ya... O sea que se mantiene el ofrecimiento de sacarlo del país.

Pinochet: Se mantiene el ofrecimiento de sacarlo del país. Pero el avión se cae, viejo, cuando vaya volando.

Carvajal: Conforme... conforme. Vamos a proponer que prospere el parlamento.


A su vez el principal personaje interesado en el golpe, el Presidente Richard Nixon se comunicaba con el ideólogo del golpe Henry Kissinger:


Nixon: ¿Nada nuevo de importancia o sí?

Kissinger: Nada de mucha consecuencia. El asunto chileno se está consolidando y por supuesto, los periódicos sangran porque han derrocado un gobierno pro-comunista.

Nixon: No es algo. No es algo

Kissinger: Quiero decir, en vez de celebrar - en el período Eisenhower seríamos héroes.

Nixon: Bien, no lo hicimos - como usted sabe - nuestra mano no aparece en esto.

Kissinger: No lo hicimos. Quiero decir, les ayudamos. [confuso] Creamos las condiciones tan grandes como fueran posibles.

Nixon: Es correcto. Y es el modo en que esto se va a jugar.


LECCIONES PARA VENEZUELA: El proceso revolucionario chileno sin duda fue uno de los más grandes procesos revolucionarios de Latinoamérica, pero los errores de los dirigentes socialistas y la política de conciliación de clases de los stalinistas , llevaron a la revolución al desastre. El confiar en la legalidad burguesa para poder hacer los cambios necesarios en una sociedad lleva tarde o temprano a una catástrofe. .Mientras el aparato del estado burgués siga en pie , toda transformación social profunda, toda revolución estará en peligro.Chile es el ejemplo mas claro de ello. El Gobierno de la Unidad Popular debió expropiar los principales medios de producción a los capitalistas y organizar la economía planificadamente frente a la anarquía y sabotaje capitalistas y crear las condiciones objetivas para implementar una economía socialista en Chile.La economía mixta , pese a las nacionalizaciones de sectores estratégicos sólo sirvió para desorganizar más la economía y aumentar más el caos que favorecía a la reacción. Además de la nacionalizaciones es necesario la introducción de la planificación centralizada y democrática de la economía. La experiencia en Chile demuestra que es imposible hacer una revolución a medias.Allende pese a su heroísmo , repitió todos los errores reformistas y se hizo eco de la presión del estalinismo de frenar la revolución. No se puede llevar una revolución socialista sin derribar el aparato del estado. La maquinaria del estado burgués no sirve a los intereses de los trabajadores o el pueblo, es una maquinaria al servicio de los ricos , de los capitalistas para mantener su dominación de clase. Las distintas formas de propiedad (privada, mixta y social) y el “respetar” la propiedad `privada de los medios de producción les dio completa facilidad a la burguesía para conspirar abiertamente contra el Gobierno de Allende.


Esto parte del debate que debemos dar los revolucionarios actualmente en Venezuela, sobre todo ahora en el debate de la Reforma Constitucional y más que todo en el artículo 115 donde decretar las distintas formas de propiedad. La revolución sandinista también pasó por la misma experiencia tratando de llevar a cabo su plan económico; el plan de lucha que hablaba de una economía mixta que dejaba intacta la propiedad privada de los medios de producción, lo le dio mucho más oportunidad a la burguesía para sabotear la economía del gobierno sandinista de Daniel Ortega y llevar a Nicaragua como el país más pobre del hemisferio junto a Haití. El Gobierno del compañero Presidente Salvador Allende tuvo cierta oportunidad de encausar la economía gracias a los precios del cobre de 1971, pero esto no duro mucho tiempo.En Venezuela , la renta petrolera ha jugado el mismo papel un tiempo mas largo , pero al igual que en Chile ,su efecto no va a durar siempre. Para terminar con la anarquía capitalista hay que planificar la economía democráticamente para ello es necesario expropiar a la burguesía económicamente. Estas son lecciones que debemos aprender para implementar con éxito el socialismo en Venezuela.