Dos días de enfrentamientos y barricadas en las calles siguieron al esfuerzo brutal de la policía para despejar la plaza Taksim y el parque Gezi de manifestantes, frente a la demostración de fuerza de Erdogan con manifestaciones masivas en Ankara y Estambul. Cinco sindicatos y colegios profesionales diferentes convocaron para hoy, 17 de junio, una huelga de protesta.

ankara-16-06-2013La brutal represión policial contra los manifestantes que habían estado en el parque durante dieciocho dıas fue precedida por amenazas  y ultimátums cada vez más siniestros por parte del primer ministro turco Erdogan.

Durante la semana él se había dedicado a reunirse con representantes de la Plataforma de Solidaridad de Taksim, fingiendo escucharles, dando a entender que todo el proyecto de demoler el Parque Gezi Park para dar paso a un centro comercial se sometería a un referéndum, etc. Esto fue sólo una táctica de distracción, para tratar de dividir y aislar a los manifestantes del apoyo de la opinión pública, lo que le permitiría acusar a cualquiera que todavía protestara de ser "ultra" y "terrorista". Amenazó con que la Plaza Taksim sería desalojada dentro de 24 horas "utilizando el lenguaje que entienden."

A pesar de sus promesas, los que tomaron parte en el movimiento rechazaron cualquier compromiso y decidieron mantener la protesta.

El sábado, su número aumentó con los miembros de la confederación sindical DISK que estaban conmemorando los 43 años de la huelga general regional de los trabajadores de los astilleros Tulza en 1970.

El ataque al campamento del Parque Gezi fue brutal contra los manifestantes desarmados y casi sin advertencia previa.

Es evidente que el objetivo no era sólo limpiar la plaza y el parque, sino evitar con una fuerza abrumadora y una acción tan rápida  el aumento de los refuerzos de los manifestantes.

Un camarada en Turquía escribió las líneas siguientes: "La policía atacó el Parque Gezi y algunas calles aledañas con gran cantidad de gases lacrimógenos y agua a presión.

La gente en Taksim dice que este ataque no es nada comparable con lo que han visto en la historia de dieciocho días de resistencia. Las personas que escapan de la plaza se refugiaron en el hotel, pero después llegaba la policía y rociaba el hotel. A veces me cuesta creer las cosas que veo ".

Un corresponsal del diario británico, el "Observer", describió la escena de una manera similar: "La policía había dado 15 minutos de antelación para desalojar el parque y los accesos a la Plaza Taksim, antes de asaltar el campamento de protesta. La policía advirtió a los manifestantes: "Este es un acto ilegal, esta es nuestra última advertencia para ustedes - evacúen." La velocidad del movimiento para apoderarse de la plaza y del parque tomó a los manifestantes por sorpresa. Fueron dispersados ​​rápidamente por bombas lacrimógenas y balas de goma. A los 20 minutos vino una excavadora para demoler las estructuras y carpas que habían sido utilizadas por el movimiento antigubernamental. Niños y los turistas se encontraban entre los que fueron cogidos en el asalto, en medio de informes de muchas lesiones ".

Cientos de personas fueron detenidas y en el caso de Estambul, subidas en  autobuses de la policía antidisturbios. De acuerdo con los Colegios de Abogados, 441 fueron detenidos en Estambul, 56 en la capital, Ankara, y docenas más en todo el país que habían estado participando también en las manifestaciones de protesta. Cientos de personas fueron heridas también, contrariamente a las afirmaciones de las autoridades, con al menos tres que siguen en cuidados intensivos, entre ellos un niño de 14 años, golpeado en la cabeza por un bote de gas lacrimógeno y que ha tenido que pasar por el quirófano dos veces y permanece en estado crítico . Otro manifestante, Can Tekin, también se encuentra en la unidad de cuidados intensivos después de que la policía le alcanzara en la cabeza con una bala de goma de la madrugada del domingo. Dilan Dursun (19) también se ha sometido a una cirugía cerebral después de haber sido golpeado en la cabeza con una granada de gas lacrimógeno durante las protestas en Ankara. También se encuentra en cuidados intensivos. Decenas más fueron heridos por balas de goma y granadas de gas lacrimógeno dirigidas a las cabezas y los cuerpos de los manifestantes.

La policía también entró en el Hotel Divan de Estambul, donde muchos se habían refugiado y buscaban atención médica. Les dispararon gases lacrimógenos y detuvieron a gente, a pesar de la presencia de muchos turistas y de niños. Los médicos que han prestado primeros auxilios en el Parque Gezi fueron amenazados por el Primer Ministro y muchos de ellos fueron detenidos durante el asalto brutal contra el campamento el sábado. Los hospitales han sido también atacados por la policía, disparando gases lacrimógenos y arrestando a los médicos y pacientes (Ver video anterior de este incidente en un hospital alemán ). Una vez más, la policía no respetó los periodistas que cubren sus acciones, con varios periodistas arrestados y otros atacados.

En otro aumento del nivel de represión hubo informes generalizados del agua utilizada por  vehículos antidisturbios TOMA cuyos cañones de agua estuvieron mezclados con productos químicos que producen una reacción alérgica al contacto con la piel.

El uso intensivo de gas pimienta y de gas lacrimógeno ya había ganado el apodo del Primer Ministro de Erdogas o Química Erdgodan.

Por primera vez, se han utilizado unidades militares en la represión.

En este momento las unidades se limitan a la Gendarmería, que está bajo el control del Ministerio del Interior, pero el viceprimer ministro Bülent Arınç ha amenazado con el uso del ejército contra los manifestantes si es necesario. "Se nos pide que nos detengamos si hay una protesta contra la ley.

Aquí está la policía, si no es suficiente la gendarmería, y si no es suficiente la TSK (Fuerzas Armadas de Turquía).

Estas autoridades existen en las leyes", dijo Arınç hoy en una entrevista televisada.

Según los medios de comunicación turcos cerca de 1.000 policías antidisturbios fueron llevados a Estambul el 16 de junio desde las provincias del este y del sudeste de Diyarbakir, Sirnak, Siirt, Elazig y la ciudad capital de Ankara. Es evidente la represión policial sostenida contra el movimiento está pasando factura. Hay rumores no confirmados de 6 agentes de policía que se han suicidado, y de un oficial de la policía que habló anónimamente al canal de televisión ruso RT donde describe la enorme presión a la que estaban siendo sometidos, al no tener tiempo para comer, durmiendo durante una hora a la vez en el suelo o en un banco. Como ya vimos en las revoluciones de Túnez y Egipto, incluso las fuerzas de la represión estatal pueden ser afectadas por un movimiento revolucionario y crujir bajo la presión. Por eso es que se ha amenazado con la utilización del ejército ha sido si la presión sobre la policía se excede demasiado. Sin embargo, como ha quedado claro en los 10 años de gobierno del AKP, el Ejército no está totalmente bajo el control del gobierno y cualquier intento de utilizarlo por Erdogan contra el movimiento de masas sería muy peligroso.

La intervención policial contra la manifestación del sábado 15 Taksim fue rápida y brutal, pero no logró su objetivo deseado que era restablecer la "normalidad" frente a la concentración de masas de Erdogan en Estambul el domingo. Decenas de miles, posiblemente cientos de miles de personas salieron a las calles de Estambul, Ankara y docenas de otras ciudades y pueblos en todo el país el sábado y el domingo para protestar contra la violencia policial.

El mismo informe del Observer describe algunas de las resistencias que tuvieron lugar el sábado por la noche: "En las primeras horas de la mañana grupos de manifestantes bloquearon la carretera principal al aeropuerto Ataturk en el borde occidental de la ciudad, mientras que al este, la policía disparó gases lacrimógenos para bloquear a los manifestantes que intentaban cruzar el puente principal que cruza el canal del Bósforo hacia Taksim. Miles de personas se manifestaron en el barrio obrero de Gazi, que registró fuertes enfrentamientos con la policía en la década de 1990, mientras los manifestantes se reunieron en Ankara también alrededor del céntrico Parque Kugulu, incluyendo diputados de la oposición que se sentaron en las calles en un intento de impedir que la policía disparara gases lacrimógenos "

Según Hurryet Daily News: "los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes también se produjeron en los barrios de Mecidiyeköy y Nişantaşı del distrito de Şişli, así como en el barrio Gálata de Beyoglu. Un grupo de personas que trataron de construir una barricada en l venida Ergenekon en Şişli, fueron dispersados ​​con gases lacrimógenos y cañones de agua.

Otro grupo bloqueó el camino de acceso a la autopista en el barrio Nurtepe del distrito Kağıthane.

 Otro grupo de manifestantes, después de ser expulsados ​​por la policía de Osmanbey hacia Nişantaşı, construyeron una barricada para detener a la policía. La policía entonces se utilizan una gran cantidad de gas lacrimógeno en la zona con el fin de dispersar a los manifestantes, y varios de los grupos se refugiaron en un centro comercial."

A modo de ejemplo, esta fue la escena alrededor de la medianoche en Gazi, con miles bloqueando la autopista principal

gazi-16-06-2013

Esta fue la multitud en Harbiye

harbiye-16-06-2013

Miles intentaron marchar desde Taksim a Kadikoy, pero fueron bloqueadosOsmanbey también fue escenario de violentos enfrentamientos. Este videomuestra a las masas que intentaban cruzar el Puente del Bósforo en la noche del sábadotaksim-16062013

Estamos siendo testigos de barrios enteros levantarse, salen a las calles y construyen barricadas para desafiar la brutalidad policial. Sin embargo esta vez, la policía estaba preparada. Se las arreglaron para mantener a los diferentes barrios aislados y se les impidió converger en la plaza de Taksim, cerrando los ferries que conectan la Anatolia y el lado europeo de Estambul, y también algunas de las líneas de metro.

 No es sólo una cuestión de la gente que realmente salió a la calle sabiendo que tendría que enfrentarse a los gases lacrimógenos y a los cañones de agua de la policía, poniendo sus propias vidas en riesgo, sino también el apoyo recibido de la gente golpeando ollas y sartenes desde sus balcones, gritando a la policía y arrojándoles objetos.

 En algunos barrios la policía disparó botes de gas lacrimógeno en las viviendas en represalia. Una indicación del estado de ánimo de la oposición generalizada en algunas zonas se puede ver en el vídeo que muestra la detención de la periodista de Labour World, Gojan Bicici, con la gente lanzando todo tipo de objetos a la policía desde sus balcones.

ankara-16-06-2013En Ankara, también el sábado, decenas de miles (ve rimagen aqui) participaron en el cortejo fúnebre del soldador de 26 años Ethem Sarisuluk (Ver vídeo) , herido el 1 de junio en una de las manifestaciones y que murió después en el hospital.

La autopsia reveló que había sido muerto por una bala de 9 mm alojada en la cabeza.

 El video del incidente muestra a un policía disparando contra un grupo de manifestantes Sin mostrar ningún respeto por los muertos, la policía trató de impedir que el cortejo fúnebre avanzara atacando a los participantes (Ver video) Todas las imágenes son tomadas de esta cuenta blow by blow de la resistencia publicada por Sendika.org

El movimiento no se limitó a Estambul y Ankara, sino que hubo manifestaciones de miles y decenas de miles en lugares como Esmirna, Hopa, Bursa, Canakkale, Antalya, Antakya, Adana, Eskişehir etc.

Demostración de fuerza de Erdogan

Después de pronunciar un encendido discurso en un mitin en Ankara el sábado, Erdogan había preparado una demostración de fuerza para el mismo domingo en Estambul. Mientras que decenas de miles luchaban contra la policía y se manifestaban en otros sitios, decenas de miles de sus partidarios se reunieron en el suburbio de Estambul de Kazlicesme. Los medios progubernamentales dieron la cifra de asistencia de 1 millón, lo que es claramente una mentira. Otros informes periodísticos hablaron de 200.000. Por supuesto, los asistentes fueron transportados por el gobierno y el municipio, utilizando los autobuses de transporte público, abriendo las rutas del ferry que estaban cerradas en otros lugares, etc. Los asistentes podían esperar transporte gratuito, ondear libremente sus banderas y sobre todo, no tenían miedo de ser atacados con gases lacrimógenos y cañones de agua. Un informe publicado en un periódico turco describió cómo: "desde las primeras horas de la mañana del domingo, decenas de autobuses municipales han estado escoltando a miles de personas al suburbio de Estambul de Kazlicesme para una manifestación a favor del primer ministro Recep Tayyip Erdogan ... Las oportunidades de transporte de la ciudad se ampliaron con los barcos que llevaban multitudes para Kazlicesme desde la parte asiática de la ciudad"

Erdogan usó la manifestación para intentar retratar una imagen del país unido en torno a él, y sólo una pequeña minoría de radicales, terroristas y vándalos en  contra suya. "Estos cientos de miles de personas no son los que han quemado y destruido, estos cientos de miles de personas no son como los traidores que lanzan cócteles molotov contra mi pueblo. Hagamos lo que hagamos, vamos a permanecer dentro del marco de la democracia y del Estado de Derecho. Nunca hemos sobrepasado los límites de la legalidad ", dijo.

Procedió a acusar a los manifestantes de todo, de ser parte de una conspiración internacional, de ser responsables del atentado de Reyhanli, de estar asociados al terrorista Ocalan.

"Me pregunto lo que estaban haciendo estos extranjeros que llegaron a la plaza de Taksim de todos los rincones del mundo.

Hemos visto los mismos complots en Reyhanli ... Estos círculos oscuros nunca serán capaces de tener éxito en su intento de desestabilizar el país. Una cosa con la que no contaban era con la determinación de su pueblo ".

Dijo que algunos habían estado "poniendo la bandera de Ataturk al lado de la del terrorista", en referencia al líder encarcelado del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), Abdullah Ocalan.

Lo interesante fue su insistencia en consideraciones religiosas, que deben significar que teme perder el apoyo de sectores de sus partidarios entre los sectores más pobres de la sociedad. "Ellos han entrado en la mezquita con los zapatos puestos, han atacado a nuestras hermanas con velo", aseguró.

Como cuestión de hecho, el incidente al que se refería era al que, el 2 de junio, el Imam de la mezquita de Dolmabahçe en Beşiktaş había  permitido la instalación de un puesto de primeros auxilios en el interior de la mezquita, y por supuesto en la confusión de llevar a los heridos, algunos se olvidaron de quitarse los zapatos, lo que nadie objetó en dichas circunstancias (http://youtu.be/yuBbhfT_Qm0). En contra de la idea de que  la gente religiosa había sido agredida en las manifestaciones, el grupo llamado Musulmanes Antikapitalistas ha participado activamente en las manifestaciones y había dirigido incluso una oración del viernes en Taksim en la protesta del 14 de junio, acompañado de una prohibición temporal de alcohol como un signo de respeto .

Erdogan luego procedió a amenazar a los manifestantes: "Vamos a identificar uno por uno a los que han aterrorizado las calles de nuestras ciudades. Tenemos todas las grabaciones de la vigilancia de la ciudad, rastrearemos los medios de comunicación y redes sociales para encontrar a los que han provocado los incidentes ".

La noche del domingo, tras la concentración de Erdogan, hubo grupos de matones armados del AKP con palos, cuchillos y cuchillas patrullando ciertas áreas de Estambul, amenazando a cualquier opositor al Primer Ministro.

Estas amenazas se repitieron y ampliaron el domingo y el lunes por otros ministros del gobierno. "De ahora en adelante el Estado lamentablemente tendrán que tener en cuenta a todos los que permanecen allí como un partidario o miembro de una organización terrorista", dijo un ministro. "Nuestro primer ministro ya ha advertido [a los activistas] sobre los objetivos que persiguen con sus protestas. Las protestas a partir de ahora le harán el juego a algunas organizaciones separatistas que quieren romper la paz y priorizar el vandalismo y el terrorismo ", dijo el ministro de la Unión Europea de Turquía Egemen Bağış en una entrevista a la emisora A Haber.

En cuanto a la huelga convocada por KEKS y DISK el lunes 17 de junio, el Ministro del Interior declaró que se trataba de una huelga ilegal: "Solicito a los empleados públicos que no participen en acciones ilegales", dijo Muammer Güler, mientras respondía preguntas de los periodistas en Ankara hoy, "de lo contrario tendrás que asumir las consecuencias."

Sin embargo, a pesar de todas las bravatas, es claro que el apoyo a Erdogan, que ya había estado cayendo considerablemente antes de que comenzara el levantamiento de Taksim, ahora se ha desplomado más. La encuesta de MetroPOLL realizada entre el 2 y el 14 de junio, y publicada por los medios de comunicación progubernamentales contenía muchas ideas interesantes. En primer lugar, la intención de voto para el AKP está ahora en el 35%, 11 puntos porcentuales menos que hace un año, y casi 15 puntos por debajo de lo que se votó en las elecciones generales hace dos años. Esto significaría que el AKP ha perdido casi un tercio de sus votantes. Cuando se les preguntó, casi el 50% dijo que el gobierno se había movido en una dirección cada vez más autoritaria, mientras que sólo el 36% dijo que se había vuelto más democrático. El 54% consideró que el gobierno estaba interfiriendo en su vida personal, el 53% que los medios de comunicación no son libres en Turquía, y el 54% se oponía a la política del gobierno hacia Siria. Una mayoría de los encuestados también consideraban que el gobierno y el primer ministro eran los responsables de la escalada del conflicto sobre el Parque Gezi. Fundamentalmente, el 63% dijo oponerse a los planes del gobierno para el Parque Gezi, incluyendo una mayoría de los votantes del AKP. Aunque el propio Erdogan sigue teniendo la "admiración" del 53% de la gente, esta cifra era mucho más baja que el 60% mensual de un mes antes.

Es claro que las masivas protestas de las últimas tres semanas no podrían haber tenido lugar sin el apoyo activo o pasivo de una gran parte de los que en el pasado votaron por el AKP, y que se han desilusionado cada vez más del mismo, conforme las políticas del gobierno han puesto de manifiesto su perfil cada vez más autoritario e invasor de la vida privada de las personas, pero sobre todo por las contradicciones acumuladas en el ámbito económico que han pasado al primer plano.

Una jornada de huelga

Poco después del comienzo de la represión del sábado 15, la Confederación de Trabajadores del Sector Público, KESK, junto con la Confederación Revolución de Sindicatos DISK y la TMMOB (La Unión de Cámaras de Ingenieros y Arquitectos de Turquía), la TTB (Asociación Médica de Turquía ) y la TDB (Asociación Dental de Turquía) emitieron un comunicado conjunto convocando una huelga de un día el lunes 17.

Este es un paso importante, y se desprende de la misma huelga que estas organizaciones ya habían convocado después de la represión al comienzo del  movimiento. De acuerdo con los primeros informes, cientos de miles de personas han participado en la huelga en todo el país. La participación de los trabajadores de la salud ha sido particularmente notable, a pesar de que el mayor de los cuatro sindicatos principales, Turk-Is, hasta el momento no se unió a la acción, que sería la única manera de tener una huelga efectiva que paralizara el país por completo. A pesar de lo conservadora que pueda ser la difrección de Turk-Is, una campaña concertada dirigida a sus miembros en las agrupaciones y centros de trabajo, sin duda, tendría un impacto. Un ejemplo de esto es el hecho de que algunas agrupaciones de Estambul de Turk-Is han emitido una declaración conjunta para unirse a la huelga de hoy.

En Ankara hubo una manifestación masiva encabezadas por pancartas del KESK y del DISK. En Estambul, miles se reunieron frente a la sede de DISK con la intención de marchar a la plaza Taksim. A ellos se unieron un creciente número de vecinos, muchos golpeando ollas y sartenes para mostrar su apoyo a la manifestación. La marcha, con gritos de consignas pidiendo la dimisión del gobierno y "policía fuera, Taksim es nuestra", fue bloqueada en la calle Istiklal por una barricada de la policía.

Es de esperar que haya más enfrentamientos esta tarde y esta noche. El movimiento no ha sido destruido por la represión, pero al mismo tiempo no parece tener la cohesión y la dirección necesarias para moverse hacia adelante. Incluso la convocatoria de una huelga general por las cinco organizaciones no parece mencionar ninguna demanda específica.

En los últimos veinte días, la brutal represión del gobierno de Erdogan ha servido para empujar a la formación de una amplia coalición de fuerzas diversas. Esta unidad es una de las fuentes de la fortaleza de la rebelión. Par que el movimiento continúe avanzando necesita estar más organizado y armado políticamente con un programa claro que combine demandas democráticas con reivindicaciones sociales y económicas. De acuerdo con algunos informes, ya se han establecido comités de lucha en algunos barrios. Estos deberían extenderse y coordinarse con comités en las empresas y los sindicatos, y vincularse a nivel local, regional y nacional, alrededor de un programa conjunto. Estos comités deberían agitar por un llamamiento a una huelga general indefinida para derribar al gobierno, que es la única manera de alcanzar cualquiera de las demandas democráticas y sociales del movimiento.