Miles de residentes de la ciudad de Rafah al sur de Gaza que alberga a 140.000 personas, han tenido que abandonar sus casas durante los últimos días ante el temor de que el ejército israelí destruya sus viviendas porque el ejército de ocupación continúa con su política de aterrorizar a las masas palestinas. 

Leer más: Gobierno de Israel: asesinos, hipócritas y estúpidos