images_hym.jpgEl contexto político italiano, entre la crisis económica y la radicalización a la derecha del gobierno, la crisis del reformismo, la división de las burocracias sindicales y la entrada en escena del movimiento obrero, es una combinación explosiva que prepara para el futuro situaciones insurreccionales, como las vistas en América Latina.

El contexto político italiano, entre la crisis económica y la radicalización a la derecha del gobierno, la crisis del reformismo, la división de las burocracias sindicales y la entrada en escena del movimiento obrero, es una combinación explosiva que prepara para el futuro situaciones insurreccionales, como las vistas en América Latina.

Pero vayamos por orden. La crisis es global, pero los efectos que produce en Italia son particularmente graves. Entre el 12 de diciembre y el 12 de enero la industria prácticamente se ha detenido, nunca había sucedido un parón general de un mes entero. Se han perdido 900.000 puestos de trabajo, especialmente precarios, y millones de trabajadores están siendo víctimas de ‘regulación de empleo' durante diez o quince semanas, con salarios por debajo de los 700 euros.

La crisis del automóvil  la huelga en Fiat

La crisis golpea de lleno a la producción industrial y, en particular, al grupo Fiat, la empresa italiana más grande cuya actividad genera el 12% del PIB italiano. 58.000 trabajadores del grupo Fiat están bajo la amenaza de despidos por el cierre de dos de las cinco factorías situadas en el sur de Italia (Pomigliano d'Arco, en la provincia de Nápoles, y Termini Imerese, en Sicilia).


Nos enfrentamos a una crisis clásica de sobreproducción. Para dar una idea de lo que ocurre en el sector de la automoción, basta decir que la utilización de la capacidad productiva instalada es de aproximadamente el 30%.


El gobierno de Berlusconi ha asignado 2.000 millones de euros en incentivos para el desguace de automóviles, una medida que permitirá a Fiat sumar beneficios sin garantizar el futuro de los trabajadores. En efecto, no existe un plan para asegurar los puestos de trabajo existentes y los incentivos excluyen la producción en el sur: Pomigliano y Termini Imerese. A pesar de los 3.000 millones de euros de beneficios obtenidos por Fiat en 2008, esto no ha tenido ninguna repercusión en los salarios.


Lo más escandaloso es que mientras hay plantas que llevan 20 semanas paradas, en Termoli (Italia central) la planta de motores da trabajo para 17 turnos a la semana obligando a los trabajadores a hacer horas extraordinarias.


El 27 de febrero hubo una huelga comarcal en defensa de la fábrica Fiat de Pomigliano. Esta huelga ha tenido un carácter de masas con delegaciones de trabajadores de Fiat de todo el país y la participación de 30.000 personas en la manifestación. Ni una fábrica, ni una escuela, ni una tienda abrió en Pomigliano ese día. En la plaza, además de obreros, había estudiantes, comerciantes, artistas, autónomos e incluso el obispo, las monjas y los niños de educación infantil.


Una verdadera lucha de todo un pueblo. Tal fue la participación que, incluso, un reaccionario como el Papa Ratzinger tuvo que mencionarla en el ángelus del domingo siguiente. El obispo de la zona fue más allá, hablando de la unión de los trabajadores, se lanzó contra "los que quieren que la crisis la paguen los trabajadores".
En ese mismo mitin, Gianni Rinaldini, el secretario general de la Federación del Metal de CGIL, dijo que "habrá una manifestación nacional de todos los trabajadores del grupo Fiat en Turín". Al terminar el discurso, la plaza explotó en aplausos.

El panorama general


El conflicto de Fiat implica una división de las organizaciones sindicales. Aunque CISL, UIL y UGL (el sindicato de derechas) firmaron con el gobierno y la patronal un acuerdo que anula el convenio nacional y propone un modelo que se aproxime al corporativismo sindical, la CGIL se negó a firmarlo y convocó una manifestación nacional para el 4 de abril. En la fase preparatoria ya hubo huelgas de sector, como la del 13 de febrero de la Administración Pública y del Metal, secundada por más de 500.000 trabajadores. El 18 de marzo le tocará a la enseñanza.


CISL, UIL y UGL están firmando una serie de acuerdos indignantes y se han mostrado dispuestos a firmar una nueva ley contra las huelgas que de ser aprobada daría lugar a una situación similar a la que existe en Inglaterra, donde el 90% de las huelgas son ilegales. Los pactos sociales, aceptados en los últimos 15 años por la CGIL, han conducido a una situación en la que es la existencia misma del principal sindicato italiano la que está siendo amenazada por Berlusconi y la patronal. Y, por supuesto, la burocracia no lo puede aceptar.


Así pues, la maquinaria de la CGIL está tratando de reaccionar, pero la única forma de hacerlo es radicalizar las consignas y objetivos, basándose en la combatividad del movimiento obrero. Sin embargo, tiene dificultades para hacerlo porque sus cuadros no son los de los años setenta y no están preparados para organizar el conflicto social que se abre: diferentes estrategias están chocando dentro de la CGIL.


Por un lado está el secretario general, Epifani, que busca desesperadamente un acuerdo con la patronal para regresar a la vieja política de pactos sociales, pero sin éxito. Por el otro está el sector dirigido por Rinaldini, secretario general del metal, y Podda, secretario de administración pública, que están presionando para que haya un giro a la izquierda de la CGIL. Se trata del mismo punto de inflexión en el que se encontraba Refundación Comunista en el congreso del pasado verano, después de la desastrosa experiencia del Gobierno Prodi.

El espacio a la izquierda es enorme

El Partido Demócrata (PD) en las recientes elecciones regionales de Abruzos y Cerdeña perdió más de 10 puntos porcentuales. Esto condujo a la dimisión Veltroni y a la elección de su adjunto, Dario Franceschini, a la secretaría del partido, con el 92% de los votos.


Darío Franceschini, para dar una idea al lector, es un político que proviene de la antigua Democracia Cristiana, pero el único candidato alternativo, Parisi (8%), constituye una línea aún más a la derecha (proviene de la corriente del ex primer ministro Romano Prodi). No hubo ni un candidato procedente de los DS, el partido socialdemócrata que nació en 1991 de la disolución del antiguo Partido Comunista. La antigua burocracia socialdemócrata que permanece en el Partido Demócrata, que ahora es de hecho un partido burgués, ha sufrido otra derrota más.


EL PD ni siquiera fue capaz de apoyar a la CGIL en las luchas sindicales que se están dando desde octubre. Pero no sólo eso, sino que apoya las privatizaciones, las leyes antihuelga, intenta competir con la derecha repitiendo sus planteamientos, incluyendo sus políticas racistas.


El PD es un partido que sólo se ocupa de negocios, que gestiona empresas públicas a través de sus bancos y cooperativas de referencia en los gobiernos locales, el PD está totalmente de acuerdo con la derecha de Berlusconi. De hecho, una parte del PD está abrumada por los escándalos de corrupción y las detenciones en todos los rincones del país.


El principal problema que tiene la CGIL en este momento es que no tiene como referente a ningún partido político, cosa que nunca había ocurrido en la historia y esto se da justo cuando el ataque del gobierno y la patronal es el más duro de su historia.


El desafío al que se enfrenta hoy Rifondazione Comunista, junto con otras fuerzas menores de la izquierda, es fortalecer sus raíces entre los trabajadores, intervenir en el conflicto, dar voz, dirección y representación a este movimiento que está en la calle y que no tiene representación ninguna en el parlamento. Hacer de RC la nueva referencia de la clase obrera y de un sindicalismo combativo en Italia, dirigido por CGIL y articulado junto al sindicalismo extraconfederal (Cobas) que, por primera vez, marcharon juntos el 12 de diciembre y también el 13 de febrero.


Una nueva era se abre en Italia. Los escaños y las elecciones parlamentarias -en gran medida a favor de la derecha- no deben confundirnos a la hora de prever las sacudidas que se preparan en el país y que verán a la clase obrera italiana, sin duda, en la vanguardia.