DECLARACIÓN DE LA TENDENCIA COMUNISTA DE SYRIZA

La victoria obrera del "No" con más del 60% de los votos es un acontecimiento revolucionario. El pueblo ha dado un mandato al gobierno para la resistencia revolucionaria y para que no se acuerde ningún programa de austeridad. Llegó la hora de nacionalizar los bancos, de cancelar la deuda y acabar con los programas de ajuste y el salvaje sistema capitalista que los genera.

Los primeros resultados oficiales muestran una gran victoria obrera del "No" en el referéndum con más de un 60% de los votos. La clase obrera, los sectores empobrecidos, los estudiantes, la juventud trabajadora y desempleada, con su epicentro en las zonas más progresistas del país, las grandes ciudades, enviaron un mensaje de resistencia heroica frente al "frente negro" de la troika y de la clase dominante griega.

El hecho de que el referéndum se llevara a cabo en un contexto anti-democrático, de una guerra económica terrorista por el "frente negro" contra el pueblo, con los bancos cerrados, con trabajadores y pensionistas privados de sus pagas, con amenazas y el chantaje por parte de los representantes de la troika y de los políticos burgueses europeos, haciendo frente a una constante e histérica campaña propagandística de intimidación desde los grandes medios de comunicación, da a la victoria del "no" un carácter revolucionario.

El mandato de la mayoría del pueblo está claro. Se le exige al gobierno que no firme ningún programa de austeridad y que tome las medidas necesarias para hacer frente, victoriosamente, a la guerra de clases librada por la troika y la oligarquía griega que se intensificará en las próximas horas y días.

En el marco de este mandato, a partir de mañana lunes, el gobierno no debe perder más tiempo en las negociaciones inútiles con los extorsionadores, con las "instituciones" del imperialismo, que sólo pueden dar lugar a una nueva versión de los programas de ajuste. Tiene el deber de adoptar las medidas radicales necesarias. Los bancos deben ser nacionalizados inmediatamente para proteger las cuentas de pequeños y medianos ahorradores. Ha de cancelarse la “ilegal” deuda del país, considerada como tal por el comité internacional para la auditoría de la deuda organizado por el parlamento. Un plan integral para abolir y revertir los programas de austeridad y para la abolición del brutal sistema capitalista que los ha engendrado (véase el programa de la Tendencia Comunista de Syriza) debe empezar a aplicarse, con una movilización de los trabajadores y de la juventud que garantice el cumplimiento de estas medidas. Su estado de ánimo, verdaderamente revolucionario, ya quedó patente el viernes en Atenas con el histórico mitin por el NO, y hay ha sido reafirmado por sus votos.