Mientras escribimos este artículo (13 de junio) una huelga general de 24 horas se lleva a cabo en Grecia contra la decisión del gobierno de Samaras de cerrar la compañía de radiotelevisión estatal ERT y destruir 2.700 puestos de trabajo. En Atenas los trabajadores están marchando hacia la sede de la ERT.

La huelga, que es la tercera de este tipo este año, ha alcanzado a las oficinas gubernamentales, escuelas, hospitales y el transporte público. Los autobuses, tranvías, ferries y trenes se ven afectados, y el metro no funciona en dirección hacia el principal aeropuerto de Atenas. Los controladores aéreos se están preparando hoy para una huelga de dos horas. Mientras tanto, los periodistas de ERT se han apoderado de las instalaciones de la empresa de radiodifusión en Atenas y en la segunda ciudad de Grecia, Tesalónica.

En el espacio de dos días, el pueblo griego ha experimentado una enorme conmoción con el cierre de toda la televisión y las estaciones de radio del Estado. Esto incluye: 5 canales estatales de televisión (ΕΤ1, ΝΕΤ, ΕΤ3, ERT WORLD y ΕRΤ HD), 7 estaciones de radio en Atenas (incluyendo una estación de retransmisión internacional), 3 estaciones de radio en Salónica, 19 estaciones de radio más en toda Grecia, la Orquesta Sinfónica Nacional, la Orquesta de Música Moderna y el Coro de ERT; la revista 1 TV (la Radio Times griega), el sitio web de la ERT en www.ert.gr, el archivo digital de la ERT en www.archives.ert.gr, y la pérdida de 2.656 puestos de trabajo.

En el plazo de seis horas, y con un decreto que viene del gobierno sin ningún debate en el Parlamento griego, las históricas televisión y radio estatales dejaron de transmitir... ¡o eso es lo que el gobierno tenía la esperanza de conseguir!

Los periodistas y técnicos combativos de la ERT siguen transmitiendo "ilegalmente" en formato digital sus programas combativos, ¡mientras que mantienen piquetes y protegen la sede de ERT!

La propaganda del gobierno está tratando de convencer a los griegos de que han cerrado una empresa endeudada. Vamos a ver cómo estaba de endeudada ERT en realidad. En 2011, ERT obtuvo un beneficio de 57 millones de euros después de pagar 83 millones de euros en impuestos, 26 millones de euros en pagos de IVA, 33 millones de euros en pagos de seguros nacionales y 24 millones de euros en otros pagos de impuestos. En 2012, ERT contribuyó con otros 84 millones de euros en impuestos. En los primeros cinco meses de 2013 el presupuesto de la ERT tiene un superávit de 40 millones de Euros.

Por otro lado, sin embargo, el gobierno no ha pagado los salarios a los trabajadores de ERT desde noviembre de 2012. Los únicos pagos a los trabajadores de ERT fueron de 10, 20 y 156... céntimos de euro ¡para "cubrir" pagos de horas extras!

Al mismo tiempo, los directores generales durante los años de la mayor crisis del capitalismo contrataron a 36 "asesores especiales" que ganan tanto dinero ¡como 300 periodistas de ERT juntos!

La televisión estatal griega se está cerrando con el fin de que a los especuladores que tienen la deuda del país se les pague a tiempo. También es una medida para aterrorizar a la clase obrera y golpear su moral en vista de los ataques aún más grandes que vendrán como consecuencia de la profunda recesión y el pantano generalizado al que ha conducido a Grecia, y poco a poco a Europa, en esta histórica crisis del capitalismo.

Los comunistas tienen el deber de decirle la verdad al pueblo. El gobierno de coalición de Samaras que se formó para servir a todo tipo de especuladores y usureros del capital, con el cierre de ERT no está atacando a la "democracia" en abstracto. Su ataque se dirige a los intereses y derechos fundamentales de la clase obrera del país, incluso a su propio derecho a la supervivencia. La clase dominante y los gobiernos que la han servido con el paso del tiempo habían creado una televisión pública que no estaba destinada principalmente a fines sociales y culturales, como se está afirmando erróneamente. Cualquier función benéfica o cultural que se transmitía estaba escondiendo su verdadero papel fundamental. ERT estuvo sirviendo en general a los objetivos de la clase dominante como medio de difusión de la propaganda de la burguesía. Hoy, sin embargo, el régimen se encuentra en un estado de "emergencia", y como consecuencia de la profunda crisis capitalista ERT se considera una carga innecesaria y debe ser eliminada.

Los partidos de izquierda, sindicatos y todos los empleados y jóvenes que luchan contra el cierre de la ERT no están defendiendo una cadena pública parasitaria e inútil, sino los puestos de trabajo y los medios de vida de miles de trabajadores que están siendo despedidos. Cada simpatizante consciente de la lucha de los trabajadores de la ERT entiende que si el cierre se convierte en una terrible realidad, entonces se abrirá el camino para el cierre masivo de escuelas, universidades, hospitales, servicios municipales y de los fondos de la Seguridad Social.

Por lo tanto, comenzando con las instalaciones de la ERT en Atenas, que luego se extendieron por todo el país, han estallado espontáneamente concentraciones masivas que han tomado el carácter de un movimiento político contra el gobierno de coalición de Samaras.

El gobierno de coalición liderado por Samaras pensaba que el cierre de la ERT sería un paseo. La retirada temporal del movimiento obrero -después de la derrota de las luchas de los años previos- había envalentonado al gobierno de coalición y dio lugar a esta postura arrogante. El gobierno había comenzado a creer en su propia mentira de la "aceptación" de sus políticas por el pueblo. Sin embargo, como hemos explicado con paciencia todo este tiempo, la clase obrera y los pobres simplemente está buscando la oportunidad adecuada y el llamamiento correcto para un nuevo, y esta vez victorioso, levantamiento popular contra el gobierno de coalición. Esta oportunidad que se perdió con la reciente cancelación de la huelga de maestros ha llegado de nuevo con la lucha de los trabajadores de la ERT.

Este ataque provocador del gobierno de coalición en contra de ERT se ha convertido ya en un boomerang contra ellos, lo que ha llevado a una crisis de gobierno seria, ya que dos de los socios de la coalición, el PASOK y la Izquierda Democrática han dicho que se oponen al cierre de la ERT. Incluso se habla ahora de nuevas elecciones. Sin embargo, Samaras está contando con el hecho de que tanto el PASOK como la Izquierda Democrática, tienen mucho que perder si las elecciones fueran convocadas ahora. De hecho, Venizelos, del PASOK, ha afirmado que su partido no es de los que "derriban gobiernos". 

A pesar de esta cháchara, la situación no está bajo el control de la dirección del PASOK, que cuenta muy poco en la actualidad. El hecho es que la aparente calma en Grecia en los últimos tiempos se ha roto por esta drástica medida del gobierno. Ha reavivado a las masas y les hizo darse cuenta una vez más de la gravedad de la situación.

La coalición de gobierno está ahora al borde del "colapso" frente al movimiento político de masas que se ha desarrollado en respuesta al cierre de la ERT. ¡Esto debe utilizarse para darle el golpe de gracia! La dirección de Syriza, junto con la del KKE (Partido Comunista), y los sindicatos tienen una gran responsabilidad ahora. ¡Un frente único de estas fuerzas que llamara a un paro general para derribar al gobierno podría abrir el camino a unas elecciones anticipadas que la izquierda podría ganar!