Ésta resolución fue aprobada por unanimidad por el Congreso Mundial de la CMI - Grecia, 29 de Julio al 3 de Agosto, 2014.

El movimiento contrarrevolucionario del Maidan en Ucrania llevó al poder a un gobierno nacionalista de derechas que contiene elementos neo-fascistas de extrema derecha. Las políticas provocadoras de éste gobierno hacia la población rusófona en el sureste del país y en Crimea la empujó hacia la secesión.

El gobierno reaccionario capitalista ruso de Putin se aprovechó de ello para avanzar sus propios intereses.El gobierno Yatseniuk-Turchynov-Poroshenko, con el apoyo pleno de Washington, Londres y Berlín, ha seguido una política de ataques a los derechos democráticos y ha lanzado una llamada “operación anti-terrorista” contra su propio pueblo en el Donbas, incluyendo el bombardeo y el uso de artillería contra civiles. 

Bandas paramilitares fascistas y nazis y ejércitos privados financiados por oligarcas han sido incorporados al aparato del estado y se les ha garantizado impunidad en sus actos de violencia. Activistas de la izquierda, comunistas y sindicales han sido atacados, secuestrados y asesinados, los locales de sus organizaciones han sido asaltados, saqueados e incendiados, obligándoles a pasar a la clandestinidad. La masacre de Odesa del 2 de mayo, en la que por lo menos 49 personas (incluyendo militantes del PCU, el Komsomol y Borotba) fueron asesinados por bandas paramilitares fascistas, fue un punto álgido de ésta campaña.

Se ha iniciado un asalto legal contra el Partido Comunista de Ucrania (una organización que recibió 2,6 millones de votos en las últimas elecciones parlamentarias) con el objetivo declarado de prohibir el partido y sus símbolos. La organización comunista Borotba fue obligada a pasar a la clandestinidad después de que sus oficinas fueron asaltadas y hubo intentos de secuestrar a algunos de sus activistas dirigentes. 

La Corriente Marxista Internacional expresa su completa solidaridad con la resistencia antifascista en Ucrania y se compromete a movilizar a los sectores más amplios del movimiento obrero y la juventud a nivel internacional para defender los derechos democráticos de aquellos que luchan contra las autoridades de Kiev. 

Al mismo tiempo estamos convencidos de que un auténtico movimiento antifascista sólo se puede construir sobre la base del internacionalismo proletario y debe estar estrechamente vinculado a la lucha contra el capitalismo. La única solución para los trabajadores de Ucrania reside, no en el nacionalismo (ni Ucraniano ni Ruso), que les divide y permite a los oligarcas imponer sus políticas, sino en la unidad fraternal de obreros de diferentes grupos nacionales y que hablan diferentes idiomas, basada en el reconocimiento y el respeto a sus derechos lingüísticos y culturales. Esto significa la expropiación de los oligarcas, la restauración de la propiedad colectiva y la abolición del capitalismo en Ucrania, que a su vez tendría un poderoso impacto en la propia Rusia. 

- Solidaridad con resistencia antifascista en Ucrania

- Abajo el régimen de Kiev apoyado por la OTAN y la UE que lleva adelante un guerra contra su propio pueblo

- Alto a la guerra en el Donbas

- Por la unidad de la clase obrera basada en el internacionalismo proletario

- Por la expropiación de los oligarcas y la construcción de una economía planificada bajo control democrático de los trabajadores

- Por una Ucrania socialista, por una Rusia socialista - !proletarios del mundo, uníos!

Aprobada por unanimidad por el Congreso Mundial de la CMI - Grecia, 29 de Julio al 3 de Agosto, 2014