"Cualquiera sea la respuesta a una recesión, lo que está claro es que habrá una seria desaceleración (en Estados Unidos) que requiere una respuesta seria".

Dominique Strauss Kahn, Director General del Fondo Monetario Internacional en su discurso en el Foro de Davos.

La actual crisis que está llevando a la economía mundial a una profunda recesión no solo se está viviendo por la crisis inmobiliaria que viven los Estados Unidos. A eso se le suma la fuerte inflación que experimenta la economía mundial producto de los altos precios del barril de petróleo y los altos precios de lo alimentos. El crecimiento vivido los cinco años anteriores ha quedado en los libros de historia para abrir paso a la actual crisis crediticia, especulativa, inmobiliaria e inflacionaria de la economía mundial. La caída del dólar frente al euro están llevando a las economías europeas a fuertes medidas proteccionistas y las economías del mundo entero pueden seguir el mismo ejemplo.

En el último informe del Presidente del Banco Mundial Robert Zoellick dice: "Sectores poderosos del espectro político, incluso de mi propio país, están pidiendo y justificando el proteccionismo. Este aislacionismo económico es señal de un derrotismo que terminará cosechando las pérdidas y no las ganancias de la globalización". Esta claro que burguesía es totalmente incapaz de analizar a profundidad la situación de la economía mundial producto del conocimiento empírico que tienen sobre el desarrollo de las economías del mundo. Descaradamente Zoellick también afirma en su informe que: "El Grupo del Banco Mundial estima que 33 países de todo el mundo están expuestos a disturbios políticos y sociales debido a la enorme subida de los precios de los alimentos y la energía. En estos países, donde los alimentos representan entre la mitad y tres cuartas partes del consumo, no hay margen para la supervivencia". Estas declaraciones demuestran la incapacidad del capitalismo para satisfacer las necesidades sociales de la población mundial y mucho menos para desarrollar las fuerzas productivas. Marx explica muy bien que todo boom económico viene acompañado de una recesión y esto es lo que estamos experimentando.

BEN BERNANKE Y LA RECESION POSIBLE

Los economistas burgueses han hecho todo lo posible por no llamar a la crisis económica por su verdadero nombre: recesión. La han llamado "desaceleración" "contracción". Sin embargo, las ultimas declaraciones del Presidente de la Reserva Federal ha confirmado lo que los marxistas habíamos dicho: una recesión es posible debido a que la construcción de viviendas, el desempleo y el gasto de consumo se están deteriorando aceleradamente". También afirmó que: existe un 25% de posibilidades de que esta recesión sea la peor crisis desde la Gran depresión.

La incapacidad de la burguesía de desarrollar las fuerzas productivas, la falta de inversión en nuevos medios de producción y de capital constante y la casi nula posibilidad en invertir al capital variable (fuerza de trabajo) esta llevando al cierre de empresas, a dejar a miles de trabajadores en la calle. Esto va a agudizar aún más la lucha de clases en todo el mundo. Ya lo estamos viendo en América latina, Europa, Asia y todo el mundo. La propiedad privada de los medios de producción es el gran obstáculo no solo para el desarrollo de las fuerzas productivas, sino demuestra la imposibilidad de la burguesía como clase dominante de satisfacer las necesidades sociales de ningún país, todo lo contrario, están llevando a más sacrificios de la clase trabajadora.

El bajo nivel de consumo de viviendas en los Estados Unidos y la caída en la construcción están profundizando aún más la recesión. No solo eso, los actuales economistas burgueses que defienden la economía de mercado donde el estado no debe intervenir en nada acaban de salvar al Banco Bear Stearns en los Estados Unidos. Bernanke justificó su acción en el congreso del los Estados Unidos: "Actuamos así porque teníamos el sentimiento de que era necesario para preservar la integridad del sistema financiero, que es fundamental para la salud de la economía". ¿Dónde queda la idea de que el estado debe reducirse a su mínima expresión en la economía? ¿Dónde queda la idea de que la mano invisible del mercado se encargaba de todo? Lo que si estamos viendo es que esa mano invisible esta destrozando las condiciones de vida de millones de trabajadores y que para evitar el colapso del Bear Stearns el estado tuvo que ir a su auxilio.

En su último informe el Fondo Monetario Internacional dijo claramente que la economía estadounidense estará estancada y que si se sigue agudizando la crisis crediticia y financiera en el sector hipotecario llevará a la economía estadounidense a una "peor desaceleración". Las medidas tomadas por la burguesía a través del la FED (Reserva Federal) lo único que va es a atrasar la recesión, pero en la medida en que la atrase será peor la caída. Toda esta situación ha sido incentivada por el crédito, que ha logrado que una gran parte de la población norteamericana utilice el recurso del crédito para poder consumir más. Pues este proceso ha llegado a su final. En los últimos 5 años hubo un fuerte boom en la construcción, pero producto de la crisis inmobiliaria y el efecto de las hipotecas de alto riesgo ha dejado un gran número de casas sin vender.

Algunos analistas burgueses han comparado el actual declive del imperialismo con la caída del Imperio Romano. Otros están apostando por que China pueda sustituir a Estados unidos como locomotora de la economía mundial. Pero lo que vemos es que el gran crecimiento chino se debe al fuerte consumo en los Estados Unidos, pero si la economía capitalista gringa cae la gran cantidad de productos chinos se van a quedar sin vender, lo que aceleraría una fuerte crisis de superproducción.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.