Desconocer el fracaso de la tercera vía, creer en la combinación de una producción capitalista con una distribución socialista y contar con el aporte de empresas privadas dependientes para avanzar en la industrialización del país refleja en el mejor de los casos una ingenuidad tan peligrosa como confundir aliados estratégicos, BRICS o MERCOSUR, con aliados para la construcción del socialismo o confiar en que el pueblo va a pagar gustosamente los platos rotos de la crisis derivada en gran parte por apropiación y malversación de recursos que le pertenecen.

NO HAY LUGAR PARA INGENUIDADES

En un contexto signado por la amenaza y destrucción de países y pueblos obstáculos para mantener el consumo y disfrute de los elegidos por Dios o Don Dinero y en particular, en nuestro proceso de construcción del Socialismo Bolivariano no caben ingenuidades ni tampoco riesgos derivados de contradicciones entre el decir y el hacer.

Consciente de la penetración del modus vivendi burgués en el día a día de todos los venezolanos, el Comandante Chávez prestó particular atención al rescate de la venezolanidad y a la erradicación de elementos culturales ajenos utilizados por el gran capital como instrumentos de dominación. Se dedicó a informar y formar políticamente al pueblo con el fin de ayudarlo a identificar al imperialismo yanqui como el enemigo principal de nuestro país y de la humanidad en general.

Nadando a contracorriente y con gran valentía, Chávez rescató el socialismo como la única salida posible para enfrentar la barbarie capitalista y creó el PSUV para construir el Socialismo Bolivariano inspirado tanto en el Árbol de las Tres Raíces como en el pensamiento y la acción de Martí, el Che, Mariátegui, Rosa de Luxemburgo, Marx, Engels, Lenin, Trotsky, Gramsci, Mao y otros… (Libro Rojo)  

Desde la Presidencia de la República, le explicó a todo el país el significado y la relevancia de la Patria y la importancia de constituir un bloque regional y de apoyar el nuevo esquema geopolítico mundial y en su calidad de presidente del PSUV, insistió hasta la saciedad en la importancia de la lectura, el debate y la comunicación para la formación y acción revolucionarias.

Desconocer la penetración cultural del capitalismo y obviar la ineludible vinculación las raíces del Socialismo Bolivariano con el marxismo es negar la esencia del ser y hacer del Comandante Chávez.  

Desconocer el fracaso de la tercera vía, creer en la combinación de una producción capitalista con una distribución socialista y contar con el aporte de empresas privadas dependientes para avanzar en la industrialización del país refleja en el mejor de los casos una ingenuidad tan peligrosa como confundir aliados estratégicos, BRICS o MERCOSUR, con aliados para la construcción del socialismo o confiar en que el pueblo va a pagar gustosamente los platos rotos de la crisis derivada en gran parte por apropiación y malversación de recursos que le pertenecen.

Mariadela Villanueva

Artículo publicado en El Correo del Orinoco el día Viernes 08 de Agosto de 2014.



 
 

Consola de depuración de Joomla!

Sesión

Información del perfil

Uso de la memoria

Consultas de la base de datos